sábado, 8 de mayo de 2021

¿Amor en la novela tóxica? No existe

 

La novela tóxica es peligrosa.

La novela tóxica no es romántica.

La novela tóxica debería ser un nuevo género donde no se engañe al lector sino que sepa de lleno (como advertencia) que se va a topar con un par dispuestos a sufrir, a soportarse toda clase de vejámenes, a ver como uno se humilla o humilla al otro, como le impone la violencia, como la sexualidad sirve para manipular e incluso como se justifica una violación, tipo de cosas que sólo la mente retorcida de quien escribió se atrevió a publicar. 

Y también debería prohibirse esta temática en el género de “novelas juveniles” porque para nada dan buen ejemplo.  Una novela tóxica debe ser netamente adulta, para estómagos que digieren todo y sobre todo NO DEBE SER ROMÁNTICA aunque lo sea erótica.

 

¿Conoces las novelas tóxicas?

Vamos primero por el principio, no es la primera vez que toco este tema pero aquí voy de nuevo. Una relación tóxica es aquella que daña a una pareja, es esa donde ambas personas se hieren en “aras del amor” siendo incapaces de evitar hacerse daño y esto los lleva a un sufrimiento sin fin porque también son incapaces de dejar a la pareja por la dependencia emocional que los ata. Esto es una relación peligrosa y más si está de por medio la violencia física, sexual y emocional. Son personas que constante y mutuamente están haciéndose daño y que por desgracia, con cualquier justificación, no pueden cortar ese vínculo tan dañino porque el pretexto es el “supuesto amor” que se profesan uno al otro. Esto pasa en la vida real, no sólo en las películas ni en los libros, ¿conoces historias así? Y no sólo las hay en pareja, sino en el entorno laboral, de amistad y familiar. La persona tóxica se conoce por ser egocéntrica, afectando negativamente a cuanto le rodea, su narcisismo es en extremo y al buscar en ocasiones hacerse la víctima, con esto lo que pretende es manipular y chantajear, volviendo a obtener así la atención que le horrorizaba perder y aunque intente “cambiar” y hacer creer que las cosas serán diferentes, en poco tiempo vuelve a la misma actitud y a veces hasta con más agresión porque por desgracia ya es una naturaleza y algo con lo que no se puede luchar. Y lo peor es que por desgracia este tipo de hombres se presentan al principio como ángeles para conquistar a la presa con las más románticas muestras de afecto y cariño, para luego cuando son aceptados pasar a algo más apasionado que mantenga encandilada a la víctima y tenerla bajo su control. Una vez hastiados es cuando revelan su verdadera naturaleza, esa donde hasta se avergüenzan ahora de su pareja y pueden llegar a verla de menos y el príncipe que una vez se conoció sencillamente se convierte en bestia. De aquí que muchas mujeres que sufren violencia doméstica y cometen el error de perdonar a sus atacantes una y otra vez, terminan tres metros bajo tierra por no haber puesto un alto definitivo cuando debió hacerlo. No permitas que te reconquiste con la trampa de las flores porque puede ser que esas mismas flores vayan a adornar tu tumba. ¿Reconoces relaciones así?

Escribo esto volviendo al tema de las novelas tóxicas (post que ya había publicado anteriormente) pero que en lo personal me encrispa que la encasillen como “novela romántica” ¿Novelas románticas tóxicas? ¿Dónde está el romance en la violencia? ¡PELIGRO! ¡PELIGRO! ¡Este tipo de lectura puede dejarte marcada! (y no para bien, ya he sabido de algunas que terminaron traumadas)

La palabra “tóxica/o” se refiere a algo (por lo general alguna sustancia) que puede trastornar, ocasionar lesiones, enfermar y matar, sea que lo inhales o se beba como por ejemplo un gas o un veneno, pues así son este tipo de novelas, lectura venenosa de las que si te dejas atrapar puedes acabar mal de la cabeza porque nadie cuerdo la va a justificar. ¿Qué carajos tienen los autores en la cabeza para “alentar” situaciones degradantes? ¿Golpes, humillaciones, violaciones? ¿En serio les parece que hay amor en eso? Tan enferma la historia como quien la escribió y de paso la editorial que publica. Esa es mi opinión.

Una novela de relaciones tóxicas se conoce porque desde el comienzo refleja una serie de datos (señales) que no deben pasarle inadvertido al lector y mucho menos, justificarlos porque una complicidad, no sólo trastorna la mente sino que también puede pasar la factura en la realidad y desear que lo que pasa en el libro (lo malo) te pase a ti, eso si ya es rayar en lo ridículo y en la locura.

¿Cuáles son esas señales?

Celos excesivos y enfermizos, chantajes, machismo/feminismo, posesión, obsesión, altanería, egoísmo, envidia, control, sometimiento, alevosía, manipulación, sumisión, violencia, etc… Ten cuidado si el supuesto prota busca hacerse la víctima, sacrificándose hasta llegar a tener ideas suicidas sólo para retener a su lado a la persona que supuestamente ama y evitar que le deje. El hacer creer que hace locuras por amor o que lo que siente es amor y que por eso puede hacer lo que le venga en gana sin medirse o sin importarle nada más, es una persona altamente peligrosa, incluso hasta la idea del amor romántico (caballeros con gestos galantes) es dañino pues es una forma de “idealizar” una obsesión que también es perjudicial pues se puede caer en querer tener algo imposible y una mente cerrada también es peligrosa porque quien más sufre es quien piensa de esa manera. Las relaciones tóxicas comienzan con esa “dependencia emocional” eso de que “sin ti no vivo” debe ponerte alerta, este tipo de personas son una bomba de tiempo tanto para ellas mismas como para quienes le rodean, quien lo padece y quien lo recibe hace de su existencia un verdadero tormento, ¿cómo carajos un autor puede reflejar esto tan descaradamente en los libros y tener el cinismo de decir que es una novela romántica?

Al leer todo esto seguramente ya te desfiló por la cabeza una lista de libros que te has leído con esta temática y si te niegas a reconocerlo (porque la negación es peligrosa) déjame decirte que necesitas con urgencia un psicólogo o de plano el psiquiatra.

Estoy rotundamente en contra de los libros “juveniles” así, como también estoy harta de que la chica “virgen y sumisa” deba caer en las redes del controlador sólo porque sea guapo, que el malparido le quite la virginidad sea por gusto propio, apuesta o chantaje (la famosa “prueba de amor”) o recurriendo a la violación para después obsesionarse más con ella y mantenerla atada a él y que a pesar de todo, (de esa manipulación) ella diga que es amor y le justifique la conducta. O por el contrario, que una mujer se dedique a seducir hombres, jugar con ellos, exprimirlos, humillarlos y todo valiéndose del sexo para manipularlos, ni le importa el maduro adinerado (salvo su dinero) ni el adolescente que desvirgue para que con ella tenga su primera vez e iniciarlo en el sexo. Tan encandilado estará el viejo papo como el puberto inmaduro que como ya probó, quiere más y sólo con ella. Ojo, hay mujeres que también vuelven locos a los hombres y de la peor manera. Ni me vale contar hasta diez, de inmediato yo lanzaría ese libro al fuego, por eso hay tantos jóvenes perdidos, la juventud de ahora se “suicida” desde el momento en que dejan la niñez porque al conocer este tipo de situaciones, movidos seguramente por la curiosidad, quieren una relación igual, ¿y luego se preguntan por qué tantos suicidios y feminicidios? No, no estoy culpando a los libros, pero por desgracia vivimos en una era donde la televisión transmite también programación basura que alienta este tipo de situaciones. ¿Por qué deben grabarse y transmitirse este tipo de cosas que obviamente alguien las escribió? ¿En serio que para abrir los ojos? Sí, reconozco que es un error vivir en ignorancia y hay cosas que tienen su moraleja, el problema es que la gente ahora carece de sesos y en vez de alejarse de un mal camino que se les presenta enfrente, lo que hacen es ir derechito al averno porque quieren saber qué se siente y luego la situación se les vuelve insoportable, saliéndose de control. “El sabio ve el mal y se aparta, mas el insensato se muestra insolente y confiado” dijo el sabio rey Salomón en Proverbios 14:16 y esta es sólo una de las claves para tener largos días.

Soy de las que piensa que una novela tóxica no debe leerse por el mensaje negativo que transmite y que debido a esto, menos debería ser encasillada como “novela romántica” por esas situaciones que ya rozan en lo enfermizo. Cuando el protagonista —que se supone es el héroe— termina más bien convirtiéndose en el villano del cuento, es momento de poner un alto, porque esas “relaciones peligrosas” hará que un lector termine perturbado. Uno de esos ejemplos es el clásico “Cumbres Borrascosas” yo no entiendo como es que hay lectoras enamoradas del odioso Heathcliff, ¿masoquismo? No sé que pensar, ya luego haré una reseña y daré mi opinión del libro. En mi post anterior, donde yo misma pregunto si mi novela “Siete Días Siete Noches” (que estuvo por meses en Booknet) es tóxica (porque para algunos lo fue y no me molesta que lo digan) también menciono otras que son “románticas tóxicas” y que algunos lectores defienden a muerte porque son muy buenos para ver la paja en el ojo ajeno y no en el suyo, de aquí que me defienda en que no son ejemplos para venir a opinar ni enlodar mi trabajo. Erick, el prota, si bien secuestró a Alissa y la mantuvo en cautiverio, en ningún momento la agredió físicamente y el tema sexual que se toca, fue por mutuo acuerdo porque lo que comenzó como una obligación en ella, luego ya lo hizo con gusto después de conocerlo. Por eso la novela es “erótica adulta” no “romántica” me cansé de decirlo por todas mis redes, porque sí, algo que se considera tóxico no debe ser romántico, sin embargo, las cosas surgieron y sí, tal vez la prota necesite un psicólogo, no obstante la historia gustó mucho y recibió bastantes mensajes y buenas críticas llegando a tener más de diez mil lecturas. Los autores debemos reconocer muchas cosas como también escribir sobre ciertos temas y no siempre lo que nos gusta, lo que no comparto es la “justificación” a que algo realmente tóxico sea romántico. En dicho post mencioné como ejemplos “Crepúsculo” que por suerte no era adolescente cuando la leí así que puedo opinar con mente adulta y madura, por eso hablo de “Luna Nueva” como el peor libro. Menciono “50 Sombras de Grey” y de sobra se sabe por qué (¿primero control y dominación y después amor? es un tema que tampoco me va) y para colmo, debido a esta temática (y porque lo he investigado) han saltado una de historias parecidas con la misma fórmula tóxica que salen peor y como churros, pudiendo llevar a la quiebra incluso a la fábrica de chocolates de Willy Wonka. No las he leído ni pienso hacerlo, por eso no menciono sus títulos.  “Entrevista con el vampiro” es imposible no darse cuenta de lo manipulador que es Lestat. ¿Y en los clásicos? ¿Orgullo y Prejuicio? Muchas piensan que Mr. Darcy demostró en todo tiempo su machismo y superioridad hacia las mujeres y su dominación hacia su amigo Bingley y que su altanería en el fondo hizo sufrir a Elizabeth que sin reconocerlo, se había enamorado de él, pero recordemos que ella tampoco era una damisela en apuros que se iba a tender a estar llorando, tenía su carácter y lo mejor, que no se dejaba de nadie como lo hubiesen hecho las sumisas de la época, así que ese choque de polos y ese estira y afloja, resulta entretenido terminando en el final feliz donde él se reconoce ardientemente enamorado y decide casarse con Lizzy. El haber reconocido que obraba mal (debido a su desconfianza y carácter orgulloso) borra todo lo que fue al principio, por eso acá y por este detalle yo no la considero tóxica. ¿Y Dorian Gray? ¿El Fantasma de la Ópera? ¿La Bella y la Bestia? ¿Sabías que también Romeo y Julieta puede ser una historia tóxica? La famosa obra de Shakespeare con esa prosa que se ha venido repitiendo por siglos, no sólo es drama sino la muestra de un amor inmaduro por quienes lo padecieron, un par de pubertos que nada sabían de la vida y que gracias al supuesto amor se terminan suicidando por el otro. ¿Qué sabe un adolescente de amor? ¿En serio es el primero? Amor platónico tal vez pero no real, por algo se les llama “amor de verano” o sea de estación y la misma pasa y se acaba.

Si eres madre y padre por favor no alientes esos libros juveniles tóxicos ni permitas que tus hijos se llenen la cabeza con basura, yo tengo una adolescente conmigo y jamás he hecho que lea Crepúsculo, ¡no le gusta! (tal vez Pattinson pero nada más) no le atrae ni libros ni películas, ¿y saben qué? Se lo aplaudo. Y uno como adulto tampoco debe dejarse influenciar por novelas “románticas tóxicas” ni hallarles justificación a las situaciones degradantes porque al menos yo, en ningún momento lo hice. Recuerdo que caí en las redes de Grey más que todo por curiosidad, por el marketing y por una recomendación, pero con el primer libro tuve suficiente (y con la película también) hasta ahí. ¿Sabes por qué soy tan arisca con estos temas? Te cuento una anécdota real. Hace unos atrás tuve un amigo, nos conocimos, nos tratamos y todo bien, por mi parte puedo decir que la amistad fue algo fuerte, cuando soy amiga lo soy y creo que el entregarme en ese sentido ha sido mi peor error. Durante un tiempo todo estuvo bien, teníamos algunas cosas en común, nos contábamos las cosas, nos aconsejábamos, en fin, una amistad normal y bonita, sin embargo, empecé a notar que como que a él le faltaba algo más o cómo que se había cansado de algo ya, jamás me dijo nada así que tampoco adiviné. Podía ser encantador de un momento, pero también noté que tenía algo de agresividad, aunque conmigo trataba de controlarse, yo supe que tenía mal carácter y se enojaba con facilidad, pero conmigo todo estaba bien, o al menos lo creí. Debo decir que si me fingió lo hizo excelentemente bien y creo que ese engaño es lo que menos le perdono. Un buen día que seguramente se levantó con el pie izquierdo, de la nada me hizo un relajo, no de celos (o tal vez sí) sino de una opinión que yo ni le pedí ni pensé que hablaría, (ya no recuerdo por qué fue) el caso es que me encendió tanto en cólera que ambos estallamos, no recuerdo que tanto me dijo pero me sentí herida y desde ese día, luego de mandarlo también al infierno, todo se acabó. Jamás volvimos a tratarnos ni a coincidir en nada y han pasado tantos años que hasta la fecha yo no sé si sigue vivo o ya se murió porque tampoco me importa. Yo soy así, de la misma manera en la que entró en mi corazón así mismo se salió y cómo lo conocí ya ni me acuerdo. Ahora que reflexiono me pregunto, ¿pudo haber sido una relación de amistad tóxica? No sabría decirlo, su rabia es que a mí nunca me manipuló ni me hizo depender de él ni mantenerme pegada a él como a una garrapata, si quiso jugar se jodió y de ahí el que se colmara y terminara mostrándome lo que realmente era. Obviamente hasta mi mamá se sintió decepcionada porque jamás se esperó de él una actitud así. Es por eso que este tema de relaciones tóxicas lo hablo y lo condeno porque esto se da en todas partes y por desgracia uno no deja de conocer a las personas. Hay que abrir los ojos y no engañarse. Puede ser doloroso pero pasa como todo y si se olvida mejor. Por favor, no recomiendes libros con esta temática tan dañina que hacen creer que está bien, no, no lo está ni es normal, esto es como una enfermedad y si dejas que avance… ya sabes cómo acaba el asunto.

Si vas a escribir esto en tu novela “romántica” por favor déjalo como una escena secundaria, como una segunda trama, con personajes secundarios o terciarios o como una narración sobre determinado suceso que sirva de acomodo a la trama, como una moraleja, como algo que alerte, pero jamás, jamás, jamás lo hagas como un tema principal y que los protagonistas sean quienes vivan una relación así porque lo que harás será fomentar lo dañino y no creo que tu mente de autora de romántica sea tan retorcida, eso déjalo para quienes escriben policiaca o terror pero jamás en la novela romántica. El amor en la novela tóxica no existe.

¿Has leído muchos libros de “romance disfrazado” pero que en realidad son “historias de relaciones tóxicas”? ¿Te ha perturbado alguna? En las que yo te puedo señalar (opinión personal) está “Cumbres Borrascosas” que es de esos libros para leerlos una sola vez. ¿Y a ti? ¿Qué otra novela de “romance tóxico” te ha perturbado?






https://itxabustillo.wixsite.com/itxabustillo

sábado, 30 de enero de 2021

El Regionalismo en la escritura

 

Muchas veces nos hemos topado con libros (sean autopublicados o no) en cuya narración leemos frases que nos parecen extrañas o que no entendemos su significado, la palabra en concreto o lo que quiso dar a entender el autor y esto se debe a la manera “cotidiana” de hablar y que lo escribió también en el libro y dependiendo del país de origen, algunos entenderán y otros no. Esto se da por los autores de América Latina que en España les deben corregir. (Pasa y no me digan que no) Es a esta manera “natural” del vocabulario (que no está permitida en la gramática) a lo que se le denomina “Regionalismo” y según tengo entendido puede ser catalogado como “léxico pobre” “comodín”  “vulgarismo” “barbarismo” y términos parecidos y por lo tanto, no debe escribirse y en el caso de hacerlo, no se debe abusar de ellos, a menos que se escriba de lleno lo que se conoce como “novela regional o costumbrista” porque el regionalismo generalmente va acompañado de palabrotas y vas a mostrar la cotidianidad de los pueblos.

“La novela costumbrista refleja con mucho detalle el modo de vida, creencias y formas de hablar de un pueblo.”

© Español 6, Dr. Ramiro Colindres,

Graficentro Editores,

Tegucigalpa, Honduras.

Y es que cada país tiene sus maneras propias de expresarse, ojo, expresarse y no significa que vas a escribir como hablas. En Honduras predomina el folklorismo de los pueblos propios, a esta forma de hablar se le llama “caliche” y son sinónimos de algunas palabras que ya conocemos, por ejemplo:

Pisto=Dinero,  Guachimán=Vigilante,  Cipote, Güiro o Chigüín= niño

Y al construir una oración con estas palabras sería algo así:

“Oime cipote, decile al guachimán que hasta mañana le mando el pisto.”

Si yo escribo esto en un libro nadie le va a entender a menos que sea hondureño, la traducción es:

“Oye niño, dile al vigilante que hasta mañana le mando el dinero”

Acá si se entiende, ¿verdad?

Si vas a escribir regionalismo en tus libros (porque se cuelan o porque queremos) no abuses y menos, si es uno ambientado en Estados Unidos o en Europa. Ten en cuenta que si tu prota es europeo no puede hablar como un americano y lo mismo pasa si es una chica. ¡No es coherente! Cuando escribas regionalismos tienes la obligación de aclarar su significado porque si a veces no te entienden en la misma América, menos lo van a hacer en España, recuerda que cada país tiene su forma de hablar, México, Colombia, Venezuela, Perú, Argentina y los centroamericanos no nos quedamos atrás como te mostré en el ejemplo anterior. Si vas a usar regionalismo que sea porque la trama lo requiera no porque sea tu forma de hablar a diario o porque te has inspirado en algún estado de México o municipio de tu país. Para muestra está esta película de Disney Pixar “Coco” inspirada en el día de difuntos y ambientada en el mismo México, para esto la producción debió viajar y aprender todo lo relacionado a lo que quisieron mostrar y si la has visto en inglés, verás que hablan “spanglish” Al mostrar las tradiciones mexicanas, la Disney debió usar su lenguaje natural y mostrar su cultura, ¿y el resultado? Una de las películas más bonitas y coloridas de su catálogo a pesar de tratar un tema tan sentido y triste como la pérdida de los seres queridos y su idea de la vida después de la muerte que no fue cosa de la producción sino de las creencias mexicanas.

El regionalismo es parte de una cultura y todos los países del mundo los tienen, pero se debe escribir de manera coherente y porque el personaje ya sea nativo de dicha región. Por ejemplo, si el prota es gringo y vive en una mansión en Los Ángeles, su ama de llaves naturalmente puede ser mexicana o de cualquier otro país de Centro y Sur América y hablar spanglish o en español según su país, esto es natural y aceptable. O si la chica rica neoyorquina tiene chofer o guardaespaldas impuesto por su padre el empresario, también puede ser latino. Si ambientas tu novela en Miami puedes incorporar personajes cubanos porque es natural encontrarlos en la Florida, ¿se entiende lo que quiero decir? El regionalismo puede ser aceptado en novelas así pero porque los personajes secundarios o uno de los protas son así.

Aquí te comparto una lista de palabras que conocemos y que de paso, se han escrito en los libros. Verifica si las usaste en alguno de los tuyos.

Arrimón – Rola – Pasmado – Soponcio – Palmado – Nomás – Chanclas – Topar Zafarse – Carajo – Acurrucar – Espantar – Azorar – Encrispar – Desparramar – Curro - Atorar – Atolladero – Yeyo – Caramba – Agazapar – Alcahuete – Cagar Borracho – Chicha - Marrullerías – Cornudo – Porra – Goma – Panza/Barriga – Zamparse – Gacho – Jalar – Achicharrar – Bronca – Greñas – Tetas/Chiches – Tiesa – Achinó – Chapado – Galillo – Patatús – Culo – Bojote/Bulto – Tumbar – Taimado – Desparramar – Culichas – Guazalo - Cachimbo – Puta – Chingar – Jolgorio - Lares - Currunchunchun - Desarrapado - Mierda – Pichingo – Verga – Tunante - Macaneo -  etc…

También supongo que has escuchado frases como:

“Te venís bajando del palo” (significa que te vienes levantando de la cama)

“Casi le da el patatús” (casi le da un ataque y se muere)

“Le dio el yeyo” (se desmayó o se murió)

“A la porra” (mandar algo a alguien lejos)

“En esa casa azoran” (en esa casa asustan)

“Le gusta el jolgorio” (le gustan las fiestas)

“Se levantó de goma” (anda con resaca)

“Eso le pasa por parir tanto guazalo” (tuvo muchos hijos)

“Cayendo el muerto y soltando el llanto” (es un dicho que significa dando y dando)

¿Qué otras puedes agregar? Así como estas existen muchísimas más palabras y frases, dependiendo de la nacionalidad se van a entender y ojo, puede ser que en algún país una palabra signifique una cosa y en otro, otra, es por eso que hay que aclarar porque si alguna es una simple palabra, a otra persona le parecerá palabrota, por eso es que en el regionalismo, las palabrotas van de la mano y se dicen de manera natural porque es parte del habla. ¿Qué hacer en el caso de escribirlas? Si lo haces en el guión de una película se vale, (yo trabajé en algunas y da risa leer algo así) en el caso de los libros como dije, vale no abusar si no es una novela regional, en tu novela ambientada en Europa esto no es coherente y ya me he topado con lecturas así.

Stephen King es un autor que le gusta decir las cosas por su nombre y como le vengan en gana porque él creció en ambientes del “bajo mundo” donde hablar mal es natural y él mismo, (por el mismo motivo) reconoce no escribir literatura porque la misma debe tener un “lenguaje elegante” como él mismo dice y en su caso, no es así. Esa postura en él es admirable por su manera de reconocerlo, algo que otros no lo harán ni muertos. Así que si no has escrito una novela regional o costumbrista y sin embargo, reconoces abusar de estas palabras en tus escritos, me parece que debes correr a hacer las debidas correcciones por la incoherencia que representa.

Yo por ejemplo, utilizo algunas en mi serie de las chicas Warren ¿y por qué? Porque ellas viven en Ontario, California y California aunque sea un Estado de la unión americana, es uno donde abundan los latinos y ese regionalismo se contagia, al igual que los dichos, entonces yo no escribo de manera incoherente porque ellas mismas han reconocido haberse relacionado con latinos y por eso las palabras no son desconocidas, e incluso en mis opiniones propias dentro de la historia, he escrito algunas pero lo hago si el ambiente y la trama lo requiere y en especial, como dije, si hay un ambiente latino como pasa con muchos Estados de Estados Unidos. En cambio, si mi prota es italiano (como en el caso de Ángelo) y austriaco (en el caso de Stephan) ellos no pueden hablar como lo hacen sus cónyuges, porque su educación europea es diferente, por lo tanto su manera de expresarse también es diferente. De igual forma lo hice en “La Emperatriz” debido a que trato en un ambiente del Caribe y el español que ha vivido por estos “lares” también las aprende por su relación con los nativos, mestizos y criollos.

¿Qué opinas de este artículo? ¿Tengo o no tengo razón? Una cosa es la “cotidianidad” en las historias, una cosa es el exceso de vulgarismos o palabrotas (que a veces resulta muy chocante) pero otra muy diferente es escribir como si vinieras bajando del “pijalito” como decía el difunto marido de una tía, (significa monte, montaña, aldea pequeña o lugar de ignorancia) o sea, no llevar al lenguaje escrito la misma manera en la que se habla porque para eso existe la novela netamente costumbrista.








domingo, 20 de diciembre de 2020

Cuando yo escribo (2)

 

La vez pasada comencé con este artículo sobre ortografía y gramática tocando temas como el acento (´) la coma (,) y del cómo se escribe (forma correcta y forma preferible ya que ambas están bien) así como de esos errores que a veces se nos van por una simple letra que es capaz de cambiar la palabra (cabello – caballo) ahora sigo con algo que también es tema de discusión en los libros en español y es el “usar palabras extranjeras”

Muchos lo hacen en italiano, francés e inglés y yo lo hago especialmente en la contemporánea, mis chicas Warren por ejemplo es una serie en donde tengo muchas palabras en “inglés” y no porque sea un error sino porque así me da la gana que sean escritas, así de simple. ¿Eso me vuelve una mala escritora? Yo creo que no, (que no me guste seguir ciertas reglas es otra cosa) ¿por qué lo hago? Porque la serie de los libros está ambientada en la ciudad de Ontario, California y quienes hablan español e inglés a veces también mezcla las palabras en una misma oración, ¿Spanglish? Van a decirme que se pasa en el habla pero no en la escritura, entonces ¿Cómo pretendes escribir cosas reales? Ya salí en defensa del Wikipedia porque hay muchos por ahí que se creen Sheldon y que se las saben todas, ahora vengo en defensa del “Spanglish” en la escritura porque no lo considero ningún error sino algo divertido de leer.

Alguien de la Real Academia va a querer lanzarme a la hoguera si lee esto, o alguien cuya profesión sea la de editor y corrector en español también se moleste, pero ¿saben qué? Mientras yo no tenga editor, ni editorial creo que soy libre de escribir lo que quiera y como lo quiera y así mismo publicarlo, así que aquí va mi opinión.

Se conoce como Spanglish a las expresiones que mezclan el español con el inglés, haciendo que más de alguno se confunda. Para muchos ya se trata de algo “regional” (tema que trataré después) y que por ningún motivo se debe llevar a la escritura, sin embargo, a mí si me gusta incorporarlo, es decisión de cada quien si quiere o no traducir la palabra o la expresión pero de vez en cuando, creo que merece un hueco en los libros.

Aquí te presento unos ejemplos míos, escritos y publicados:

—¡Hello! —Diana sacudió las manos frente a ella—. ¿Qué parte de lo que dijimos no entendiste? (Minerva Cap. 12)

****

—Se trata de una agradable sorpresa, por la mañana llegó a la agencia proveniente de un pet-shop una pareja de peces payasos como regalo para Diana. (Minerva Cap. 17)

****

El “Museum of History and Art” era la sede del trabajo de Ariadna. (Ariadna Cap. 2)

****

—Hola baby. —Saludó a su novio. (Ariadna Cap. 2)

****

Luego de comprarse un hot-dog se dirigió al bicho que la esperaba en el estacionamiento, (Aurora Cap. 1)

****

—Pronto hermanita. —La abrazó y suspiró volviendo su cabeza hacia L.A. muy sonriente—. Prometo regresar muy pronto. (Aurora Cap. 1)

****

Diana elevó una ceja y se encogió de hombros, lo cierto era que le daba igual.

“Ok”

Fue lo único que se limitó a contestarle a su novio. (Diana cap. 1)

****

(…) era bastante comelona, especialmente de snacks, (Diana Cap. 1)

****

 

Y así como estos ejemplos, cada libro está lleno de ellos, más de alguno me va a decir que son innecesarios, otros que son un error y otros, que era mejor decir las palabras en español; hello/hola, pet shop/ tienda de mascotas, L.A./Los Ángeles y así sucesivamente, y sí, hay veces que lo escribo en español pero ya me hace falta decirlo en inglés y más si se trata de una serie contemporánea para mujeres. ¿Cuántos de nosotros conocemos más algo en inglés que en español y crecemos con esa misma palabra? “Es de color beige” decimos a veces para referirnos a que es de color crema y muchos entienden, les cuento una anécdota de mi mamá y de cuando era niña. En los campos bananeros del norte de Honduras se asentó una famosa compañía norteamericana llamada “Standard Fruit Company” a principios del siglo XX, les cuento que hasta el más analfabeto (sin intención de ofender) aprendió a decir este nombre en inglés, o al menos a decir “trabaja en la Standard” (estándar) esta compañía no sólo usó el ferrocarril para transportar los productos sino también los tractores de la compañía John Deere, ¿y qué pasó? Que los vehículos estos eran una completa novedad que embobó a todos e incluso mi abuelo los manejó, pero los hondureños los bautizaron con el mismo nombre pronunciándolos así “Yondil” y todos los tractores pasaron a llamarse Yondil, “allá viene un yondil” decía alguno o “hay que cargar ese yondil” decía otro, ¿entienden? Costó mucho que la gente entendiera que decirle yondil al tractor no era lo correcto porque se trataba de su marca de fábrica John Deere pero hasta la fecha, hay personas que se han quedado con su “yondil” y es así como lo reconoce, no lo harán de otra manera. Y a veces así pasa cuando queremos escribir y meter estas palabras extranjeras en nuestros libros, no me parecen un error y no soy de las que piensa que hay que editarlos cuando se corrige el texto, admitamos que se lee y ve bien. Mi consejo es que si los utilizas, para que sobresalgan de lo demás puedes encerrarlo en comillas o simplemente ponerlos en cursiva pero no soy partidaria a eliminarlos porque al menos a mí, si me gustan. Otra cosa es que han cambiado sexy por sexi o panty por panti, lo siento pero yo seguiré escribiendo sexy o panty porque así se ve mejor, así como no nos gustan que se metan con nuestro español tampoco nosotros tratemos de “castellanizar” el inglés o cualquier otra lengua, no se trata de cambiar sino de aceptar, ¿o es que acaso no es esa una de las reglas para el amor? ¿Cambias a la persona amada o la aceptas cómo es? Me parece que en las letras deberíamos hacer algo parecido y evitar más dolores de cabeza. Yo seguiré usando las palabras en inglés entre el español y como mejor me parezcan porque ese es mi gusto y como dice Terminator “Hasta la vista, baby”






https://itxabustillo.wixsite.com/itxabustillo

sábado, 12 de diciembre de 2020

En defensa de Wikipedia

 

Como lo titulé, este artículo viene a tratar este tema porque me parece muy injusto que una herramienta tan valiosa como lo es la “Wiki” sea atacada y desvalorada en cuanto a su información y hasta sea motivo de burla por aquellos que se creen “eruditos” o enciclopedias con patas, haciendo alarde de saberlo todo poniendo en duda, a su vez, las fuentes consultadas que alimentaron dicha información. Me molesta que algunas personas, llámense autores, o bloguers o lo que sea, se burlen de la herramienta como medio de investigación. (Será que ellos tienen el conocimiento de todo.) Es obvio que tal vez no profundice en la información que se busca, para eso están las bibliotecas, pero sirven para sacar de un apuro o despejar alguna duda porque tampoco están tan lejos de algo verídico. Son muchos los escritores que se valen del wiki para salir de alguna duda, sea que escriban histórica o contemporánea o el género que quieran, o saber de salud o deportes porque Wiki no es más que un diccionario virtual y gratuito que en parte te hace más fácil el trabajo cuando quieres saber de alguna fecha o suceso o determinada persona de la que quieras investigar y como digo, sin profundizar demasiado. Ahora todo es internet, todo te lo dice Google, fuentes informativas hay millones, portales para documentarse también, no todo es Wiki pero sí todo es internet porque las bibliotecas físicas ya no son tan visitadas como antes y es más fácil “teclear” X palabra en Google que ir a llenarte de gruesos tomos que te llevará horas en averiguar lo que quieres y contando con esto, ¿le das la mención en tu libro? ¿Sabes que debes incluir una lista “bibliográfica” de los libros que te sirven para tu documentación e investigación? He visto algunas novelas que se dicen “históricas” sólo porque están ambientadas en determinada época pero lo que no me creo es que el autor sea un “doctor en historia” para saberlo todo porque ya nació con el chip sin que le dé mención a la fuente de su investigación ni dé referencia. ¿Entienden? ¿Quién es más honesto? ¿El que agradece la información encontrada en la red o el que no dice ni pío porque se cree erudito? Esto me lleva a mis tiempos de cuando estudiaba, antes uno le dedicaba tiempo a la biblioteca, a los diccionarios universales (yo tengo dos que parecen bloques) A los libros de textos con los que se estudiaba y uno mismo rellenaba, ¿y cómo se documentaba uno? Haciéndola de periodista e investigando en cuanta fuente se pudiera. Una vez mi papá debió ayudarme con sus compañeros de trabajo preguntando sobre el gabinete político del presidente de turno porque me dejaron esa horrorosa tarea. Quién era el ministro de esto, quién el ministro de aquello, quiénes conformaban el Poder Legislativo y Judicial y cosas aburridísimas de este tipo. Si hubiese tenido internet yo misma lo averiguo pero no, no había internet todavía, ni la posibilidad de tener computadora, antes sólo se estudiaba con libros, investigando con otros libros y documentándote en ellos mismos (por eso había mayor demanda de las enciclopedias impresas hasta de diez tomos, bellísimos libros, yo me devoré uno sobre el arte, literatura y música que una amiga de entonces me prestó) y también estaban los noticieros para saber asuntos menores en relación al país y al mundo, es por eso que mi predilección por canales culturales nació. Me encanta ver History Channel, A&E Mundo, Discovery, Animal Planet, Nat Geo, Travel & Living, Film & Arts y canales de ese tipo, programación que te alimente la mente, no la basura que últimamente hay en la mayoría de los canales de televisión. Entonces como ahora todo es más fácil gracias a la red, también es más fácil escribir, toma en cuenta todo esto antes de criticar y no desvalores la herramienta útil que es Wikipedia porque al fin y al cabo, te basas en una investigación por internet para dar vida a tu historia, independientemente de lo que estás escribiendo y tu género. ¿O es que acaso tienes una máquina del tiempo para ir y venir de distintas épocas y saberlo todo con fundamento? Así escribas sobre distintas civilizaciones, sobre leyendas, sobre guerras, sobre reyes y reinas, sobre asuntos sobrenaturales, sobre todo lo que tenga que ver con la historia, al menos sé honesto y da los créditos en tus libros, no te creas conocedor por tu cuenta porque nadie nace sabido, todo se debe estudiar ¿y cómo? Consultando las fuentes, así que tu deber es dar el crédito a las mismas. Piensa en esto antes de omitir el asunto en tus libros.






https://itxabustillo.wixsite.com/itxabustillo

sábado, 24 de octubre de 2020

Cuando yo escribo


¿Crees que la diferencia entre un autor de editorial y uno autopublicado es la calidad de la historia? Para nada, el que muchos tengan editorial no significa que sean mejores, que escriban un libro y que luego se lo maquillen (editen y corrijan) es una cosa, que se atreva a presentar su primer borrador al mundo es otra. He visto comentarios de algunos autores que han pasado a editorial y los cambios que han hecho de sus obras son mayúsculas, ¿escribieron mal entonces? Les han dado la vuelta al derecho y al revés, cambiado no sólo palabras sino párrafos completos y el resultado final no tiene nada que ver con lo que el escritor (valga la redundancia) escribió. Si el libro tenía 500 páginas se las redujeron a menos de 400 (quitaron lo innecesario, de eso se trata la edición) el que era bilogía pasó a ser libro único, la trilogía pasó a bilogía entonces es posible que la saga de siete te la dejen en cuatro, tal vez escribiste una bonita frase en la cual te esmeraste porque tocara el corazón pero vino el editor y pensó que era muy cursi y te la cambió por palabras más simples, quitándole el glamur con que la construiste, ¿en serio? Pues sucede.

Como autores autopublicados una de las cosas que dejamos claras es la edición y corrección por nosotros mismos, ya que no todos se pueden costear dicha corrección por sus elevados precios y no da vergüenza decirlo porque por desgracia, tampoco se gana lo suficiente como para pagar corrector o diseñador (en caso de las portadas) cuyos trabajos no bajan de los setenta dólares y si los pocos billetes que se ganan se tratan de invertir, entonces el escritor novel trabaja por amor al arte. Es elemental; no se puede invertir en algo que te hace dudar en recibir ganancias ni siquiera para cubrir el coste, ningún empresario lo haría y no se trata de dudar de tu capacidad como escritor ni del enganche de tu historia, puede ser buena, sino que gracias a la piratería lo que puedes ganar no lo ves. Esa es la realidad. Tu historia puede ser muy esperada pero al momento que la publicas no todos la van a comprar y esperan que el “vivo y sinvergüenza” la piratee y prefieren leerte gratis. Por desgracia ese es el único “apoyo” que se recibe, que te lean en un archivo pirateado y que ni siquiera te den una opinión de tu trabajo. Estos son algunos gajes del oficio. Muchos tienen sus “lectores beta” otros si pueden pagar corrección y diseño y más si tienen un ingreso extra del qué echar mano, pero seamos honestos ¿recuperas esa inversión? ¿En cuánto tiempo? Si no lo haces dudarás en seguir tu oficio como escritor a menos que, como digo, tengas otro ingreso y no te preocupes por lo que tus libros te puedan dar o no.

Pero como todos cometemos errores (porque somos humanos) también como valientes se deben reconocer, así que dejando esto claro voy a lo que sigue.

Un autor novel que ya lleva años en el oficio y ha madurado en el aspecto, lo primero que debe tener es “experiencia” en su campo, en todos no sólo en escribir pero es en esto que quiero centrarme primero.

Manuales sobre el “cómo escribir” hay muchos así como el crear una novela, los pasos a seguir, lo que debes y no debes hacer y un largo etc… esto obviamente para el que esté comenzando y desee lanzarse al vacío a falta de oportunidad editorial. Pueden servir, léelos y ayúdate, sin embargo puede que algunas cosas te enreden y te confundan como a un estudiante de escuela que encuentra tediosa la clase de español.

Stephen King dice que para escribir primero tienes que leer mucho y es muy cierto. Lee mucho y analiza la narrativa y el lenguaje que estás leyendo, así te harás una idea de cómo fluye la historia escrita y se te hará más fácil tratar de hacerlo tú. Pero ojo, no imites. Antes de todo esto hay algo muy esencial y es el conocimiento de la ortografía y la gramática que es lo fundamental así que empecemos por ellos.

Uno de los principales errores a los que se enfrenta un escritor novato es a la corrección de los acentos o tildes, ¿qué palabras los lleva? ¿Cuáles no? (aunque a veces hasta al profesional al editar se le cuela algún errorcito, ya lo dije, nadie es perfecto) Y también están las palabras que son iguales pero que una tilde cambia su significado. La llamada “tilde diacrítica” es la que hace la diferencia en lo que acabo de decir, palabras que se escriben igual pero la tilde distingue su significado.

Ejemplo: aún-aun, sólo-solo, de-dé, el-él, mas-más, mi-mí, se-sé, tu-tú.

El (sin acento) es artículo: “El perro salió de la casa”

Él (con acento) es pronombre personal en tercera persona: “Él es muy guapo”

La diferencia es clara, ¿verdad?

Y así hay varias más, yo por ejemplo acentúo algunas según lo que quiero decir y aunque a la palabra “solo” ya le quitaron el acento, yo siempre seguiré acentuándolo, ¿por qué? Porque para mí sigue teniendo dos significados diferentes: solo (sin acento) es soledad y sólo (con acento) significa “solamente” y por ese motivo seguiré usándolo en mis libros, para no abusar del adverbio.

Uno que yo acentúo y que no es aceptado es la frase “Aún así” ¿por qué lo hago? Porque no echo mano de “aun” sin acento que es lo mismo que “aunque” para esa gracia mejor lo escribo completo. “aunque así” o "incluso así" entonces ¿qué quiero decir acentuándolo? Quiero decir “Todavía así”

“Aún así me ama” quise decir “todavía así me ama”

También no olvides acentuar cuando utilices los signos de interrogación (¿?) y de admiración (¡!)

Ejemplo: ¿Qué estás haciendo? ¿Cómo te llamas? ¡No lo sé!

 

Otra de las dudas que causa debate entre noveles y profesionales es la coma (,) ya que para algunos no hay reglas a seguir en la escritura y para otros sí y las reglas del uso de la coma pueden marear y confundir y más si no se tienen conocimientos en español. Para mí si hay algo importante en la escritura es la “estética” y no es que vas a poner o eliminar la coma porque te da la gana, no, tampoco así, pero yo la utilizo según el ritmo que le quiero dar a mi narrativa, esa es mi regla y para muestra estás leyendo este artículo, fíjate donde la pongo y donde no. La coma al igual que el punto, es un signo muy importante y mi consejo es saber usarlo porque sí hace una enorme diferencia al pausar la frase.

Ejemplo: “No voy a ir al cine” (negación) “No, voy a ir al cine” (afirmación) ¿Ves la diferencia?

Lo que jamás se acentúa con punto y coma es después de usar los signos de interrogación y admiración. (Evita eso que se ve feo)

 

¿Cómo se escribe?

Esto es uno de los quebraderos de cabeza al momento de escribir pero hay palabras que pueden escribirse separadas y juntas y significar lo mismo. Simplemente es una forma de escribir correctamente o de la forma recomendada, ambos casos son aceptables.

Ejemplo: Adónde – A dónde, En frente – Enfrente, En seguida – Enseguida

Yo utilizo la que estéticamente me parezca mejor.

 

Corrige tu gramática

Cualquiera que quiera escribir debe tener claro lo básico y lo que son los verbos, adverbios, sustantivos, artículos, adjetivos, pronombres, preposiciones etc… porque son cosas que se aprenden desde la escuela pero no sólo basta conocerlos sino saber usarlos para una buena construcción de la oración, como dije arriba pueden estar bien escritas (forma correcta) pero hay otras recomendadas. ¿Qué hago yo? Escribo con claridad y según lo que quiero dar a entender, siguiendo la línea de mi trama e historia.

 

Tu amigo el diccionario

Que jamás te apene consultarlo, no eres sabio para sabértelas todas, a veces necesitamos de él para aclarar el significado que le queremos dar a algo. Ten siempre a la mano un diccionario normal y otro de sinónimos y antónimos pero evita adornar tu texto con palabras tediosas, es tu decisión si quieres escribir a lo Jane Austen o a lo Stephen King (en cuestión de estilo obviamente) escribe lo que quieras pero escribe bien y que el lector entienda a la perfección lo que quieres decir.

 Tal vez te interese leer "El uso de sinónimos en los libros"

La mejor corrección es leer, leer y leer tu escrito

Hace un tiempo compartí un artículo sobre qué tan seguro es el Word para corregir pero no te confíes de él (a mí a veces no me marca los errores) por mucho que se haga siempre se cuela un error o varios y ese pequeño error (de letra, de palabra, de acento) puede estropear todo, es como cuando estás haciendo una torre de cartas de póker, vas bien, va perfecta, que nadie se mueva pero justo antes de terminar, una carta se cae y termina botando al resto. Las horas que invertiste en crear tu torre en segundos se viene abajo. Por desgracia un simple error dice lo que eres como escritor. Hay palabras que una simple letra cambia todo pero no te desanimes, les pasa a las editoriales también.

Ejemplo: Cabello – Caballo, Hombro – Hombre, Juego – Jugo, Riesgo – Riego, Pensar – Penar

Y también están los gerundios: Cantando - Cantado, Hablando – Hablado, Caminando - Caminado, Viajando – Viajado, Jugando – Jugado, Soñando – Soñado. (Son formas no personales del verbo, o verbos modificados y derivados y la conjugación y el participio cambian la palabra modificando a su vez la acción, es enredado, lo sé)

¿Ven como una simple letra puede hacer o no un error y cambiar todo? ¿Te ha pasado en tus escritos?

En otro artículo seguiremos con el tema ya que aún no termino. Si eres autor y no puedes pagar un corrector o desconfías, entonces lo aconsejable es estudiar la ortografía y la gramática, empápate de las letras pero no siempre te guíes de algunas reglas. Explota tu estilo, escribe lo que quieras, sé claro y sobre todo, lee y lee tu manuscrito. La edición es también un arte.






lunes, 12 de octubre de 2020

¿Crees que SDSN es una novela de relaciones tóxicas?

 

Cuando escribía esta historia supe que iba a tratar un tema delicado como lo es el llamado “Síndrome de Estocolmo” pero a medida que iba tejiendo y darle forma a la trama también caí en otros temas nada agradables y por eso pensé que la historia no iba a gustar y que la iban a criticar de manera negativa. Así nació "Siete Días Siete Noches" que publiqué por capítulos en Booknet. Mi sorpresa fue mayúscula cuando empecé a recibir comentarios favorables dejándome ver sus opiniones sobre SDSN y aunque sé que Alissa es un personaje que puede no gustar, de quien no me imaginé que se terminaran enamorando era de Erik, el protagonista. 

Tal vez te interese leer:

Siete Días Siete Noches: relato erótico

Siete Días Siete Noches - Itxa Bustillo

"Siete Días Siete Noches" - Itxa Bustillo

Igual ha sido una novela en la que me enfrasqué durante este confinamiento y que jamás imaginé crear en tiempos así. Pero, ¿realmente es una novela tóxica? Lo pregunto porque nunca falta el pelo en la sopa y es algo que no pienso discutir, así que vamos por partes. Para empezar, ¿qué es una relación tóxica? Según los psicólogos es una dependencia dañina de un individuo por el otro, son parejas que sufren emocional y hasta físicamente estando juntas pero que a pesar de eso no pueden estar separadas y dentro de la relación tóxica de pareja hay muchos factores que sirven de alarma; uno es el manda más, uno es que machaca al otro con violencia verbal diciéndole que no vale nada, o que no sirve para nada. Si tu pareja te hace ver de menos, si se avergüenza de salir contigo o por el contrario, te cela hasta de la sombra en reuniones de amigos y familia ya desde ahí existe una alarma. Te dice qué comer y cómo vestirte y quiere que cambies a su modo, uno es el dominante y el otro el sumiso. Te mantiene con miedo o a punta de chantajes, te obliga a hacer cosas que no quieres porque sino amenaza con buscarse otra o dejarte, se aprovecha de ti para todo, no te tiene como pareja de igual a igual sino como la sirvienta de la casa haciéndote ver que ese es el lugar de la mujer, ten cuidado porque no es una relación normal y el peligro está en tus narices. Puede llegar a los golpes y luego venir con unas flores y arrepentimiento falso para que en cuanto bajes la guardia, volver a pegarte y otra serie de cosas que si me enfrasco en el tema terminaré furiosa. ¿Has leído libros con esta temática? Si crees que no los hay no sé en que planeta vives porque por muy mínimo que se toque el tema, se toca y no se hace para fomentar el asunto sino para que se abran más los ojos y te alejes de personas así que conozcas.

¿Por qué toco este tema? Porque como dije ya me salió el pelo en la sopa y esta persona quiere hacer ver todo lo malo que tiene mi más reciente novela “Siete Días Siete Noches” que publiqué en Booknet. Lo que me molesta es que creo que se trata de ese tipo de personas que lee y que en vez de dar una opinión de frente y cabal (sea buena o mala) mejor se va por las ramas (o las sombras) y opina lanzando pedradas a quien le caiga.

Como autora tengo derecho a defender mi obra y obvio, a reconocer lo bueno y lo malo. Para empezar, no quise escribir un romance, sino una novela erótica porque en esas todo se vale. El síndrome de Estocolmo es un tema que se trata en varios libros, al igual que esto de las relaciones tóxicas pero eso no quiere decir que quien escribe esté de acuerdo, creo que aquí se aplica lo dicho por Wilde de que no se juzgue al autor por lo que escribe. Hay muchos que escriben “romance” con diferencia de edad, ¿creen que eso no es tóxico? El viejo cuarentón o cincuentón con la adolescente amiga de su hija, o la “señora de las cuatro o cinco décadas” con el chico de veinte amigo del hijo, ustedes me dirán lo típico; “que para el amor no hay edad” (wacala 🤮) no se equivoquen, una cosa es el supuesto amor, otra la calentura y como yo soy radical y aplico el “cada oveja con su pareja” esto no lo comparto. Tarde o temprano (en la vida real) la chica tendrá a su ardiente amante y joven como ella, (su llanta de repuesto le digo yo) mientras le haga creer el “viejo papo” que es el único hombre para ella (cornudos se ven bien, qué dulce es la venganza a veces) y el chico de veinte obvio disfrutará a una chica tersa como él mientras le haga creer a la vieja tonta que es la única mujer en el mundo para él y aunque la siga siendo de gigoló, se aguanta si hay beneficio porque en ambos casos (mujeres y hombres maduros) deben soltar la plata para tener contentos a sus amantes, ¿no es así? ¿No es esto una relación tóxica? Y pasa también al revés, a veces la mujer es la dominante, la que manipula con el sexo y no sólo a uno, sino a varios. La que maltrata, la que goza haciendo sufrir a los hombres por X o Y razón, ¿es invento mío? Claro que no. Ninguna relación verdaderamente tóxica es romántica. Esa es mi opinión. Algo que raya en lo enfermizo es peligroso, ojo con este tema. Alguien que vive siendo maltratada emocional o físicamente y que aún así diga que está enamorada del abusador, necesita urgente ayuda psicológica antes de que vaya a quedarse en el panteón sea por gusto propio o porque la manden y si un autor fomenta esto, que esta situación es “romántica” y que vivirán felices comiendo perdices, pues hay que pensar qué tiene en la cabeza dicha persona.

En los libros hay muchos ejemplos de relaciones tóxicas, entre los clásicos se cuenta a Orgullo y Prejuicio, Cumbres Borrascosas, Jane Eyre, El Fantasma de la Ópera, El Retrato de Dorian Gray por decir algunos ejemplos y hasta el cuento de La Bella y la Bestia no se salva. Y en los libros contemporáneos se puede mencionar a Lolita, Entrevista con el Vampiro, a Crepúsculo y a las famosas Cincuenta Sombras de Grey ¿y saben qué es lo chistoso? Que nadie ve la paja en su ojo sino en el ajeno, o sea que quien me puede criticar a mí es seguidora de Crepúsculo y de Grey, ¿entonces? ¿No les parece que el asunto es personal? ¿Qué acaso Lestat no es un manipulador? ¿No creen que el peor libro de Crepúsculo es Luna Nueva y el que Bella busque ponerse en peligro o dejarse morir por Edward? ¿Y Grey con su obsesión del sexo, el control y el dolor? (Y ojo que estos dos últimos son “romance”)

Apreciados lectores; estos temas no son nuevos y depende de cómo se escriban, pueden gustar y atraer porque son temas reales, se trata de una realidad como alguien que escriba sobre la anorexia o la bulimia o el bullying o el VIH o las drogas y en mi opinión si está bien escrito no se trata de fomentar sino de hacer ver lo dañino que puede ser y ayudar a buscar una salida para que el lector que se identifica con la lectura, se sienta bien.

En “Ariadna” toco su relación tóxica con Lucas y la obsesión de su jefe para con ella. Lucas es egoísta y busca manipularla, especialmente con el sexo y quienes han leído el libro se dan cuenta de lo odioso y egocéntrico que es este tipo y de cómo la trató en una reunión familiar. También vemos como Frank, su jefe, pidió que se la asignaran para un viaje de trabajo a Europa, planeando seducirla en la travesía y coronar su triunfo al regreso a América. Él es un hombre maduro veinte años mayor que ella, así que imagínense la trama. En “Aurora” toco dos temas opuestos y también tóxicos; lo que fue su relación con Greg y su noviazgo con Gael, el primero la manipuló para que perdiera la virginidad con él y el segundo, aún estando con ella se inclinó a otra dirección probando una relación homosexual y contagiándose de VIH muriendo por eso. En “Diana” toco el tema del bullying y su relación tóxica con Harry, alguien parecido a Lucas y es porque son situaciones reales como lo dije anteriormente y una sazón “agridulce” que se considera implementar en los libros.  ¿Qué tiene de diferente SDSN? Que toco el síndrome de Estocolmo (no creí que gustaría) y sí, reconozco que hay algo de relación tóxica por varios factores pero no quiero dar spoilers aunque ya el libro esté completo en Booknet y puedan leerlo para no quitarles la emoción si aún no lees. Mira todos los comentarios que tiene y anímate a leer y dejarme tu opinión. Sin embargo, como si te lanzan limones entonces hay que hacer una rica limonada, en la reedición en la que estoy trabajando para Kindle voy a ahondar más en esto y sacarle el provecho al tema para que quien lea, decida si se queda en el suelo o se sube a la cama.

¿Conoces otras historias “tóxicas” sean reales o ficticias? ¿Cuántos libros con el tema has leído? ¿De verdad crees que hay romance en esto?


lunes, 3 de agosto de 2020

Hablemos de secuelas, ¿son realmente necesarias?


¿Cuándo decir no a una continuación? ¿Se puede prever el fracaso?
“Si el producto es bueno ¿por qué no estirarlo?” dicen por ahí y es que cuando saltan las secuelas de historias que han sido famosas por su aceptación siempre la duda también ataca. ¿Es necesaria? Aunque se supone que han tenido un punto y final, viene a la mente el dicho que mencioné arriba y obvio, lo que se le puede seguir sacando a dicho producto, volviéndolo “franquicia”.
Ya en la primera edición de la revista “Letras Prohibidas” toqué este tema titulado “¿Historia única o secuela? Pasa a leerlo en Issuu.

Como escritores siempre lo he dicho, debemos de tener claro si escribimos un libro único, o una bilogía o una trilogía, o serie o saga. Lo que ya es un “crossover” o un “spin off” o precuela o secuela ya viene como un agregado, eso no está planeado desde el momento en que escribimos el libro, eso llega después, bien sea por decisión del autor o por la presión de los lectores.
Y aunque algunos rueden los ojos (a mí me pasa) una cosa son los libros y otra, las películas.

Seis películas de “Star Wars” estuvo bien, ¿eran necesarias las otras tres? La trilogía de Indiana Jones es buenísima ¿hacía falta otra historia? La Momia tuvo dos buenas películas, ¿era necesaria la tercera? Toy Story cerró muy bien su trilogía, ¿de verdad hacía falta una cuarta historia? Shrek inició con dos buenas películas, ¿la tercera hacía falta? Terminator 1 y 2 fueron buenas (más la 1) ¿son necesarias las demás que han salido? La trilogía de Piratas del Caribe fue buenísima, ¿debió salir la cuarta película? Y hablando de Disney, ¿de verdad fueron necesarias las secuelas de las películas animadas que marcaron nuestra infancia? ¿La Cenicienta? ¿La Sirenita? ¿La Bella y la Bestia? ¿Aladino? La respuesta a todos estos ejemplos es NO, NO Y MIL VECES NO porque la reacción te puede llevar de la depre a la furia y no quedarse en simple decepción. El resultado de los ejemplos que mencioné se vuelve un completo BODRIO. “La primera es gracia, la segunda tontera” dice un dicho ¿y la tercera qué sería? Pues así como existen fracasos de taquilla y la producción decide no seguir rodando, de igual forma pasa en el “ámbito literario” y no seguir publicando y es por eso que quien escribe debe saber dar un punto y final (no abrupto) y que ese “fin” sea respetado ¡por Dios! Porque algo innecesario, algo de más, algo que no viene al caso lo que va a hacer es dejar un mal sabor de boca y arruinar la idea que ya se tenía de la historia principal. No lo neguemos, nos ha pasado en el cine y pasa también con los libros. Para escribir una secuela hay que tener mucho cuidado y lo mismo pasa con la precuela, pero la pregunta es la misma, ¿Es necesario?


Haré una breve pausa. Refiriéndome a mi trabajo con mis libros, cuando escribí “El Príncipe de Bórdovar” lo hice como libro completo, pero debido a su extensión (que luego me resultó más de lo que esperaba) debí publicarlo en dos partes y más, en formato impreso y esto siempre lo he aclarado pero como nadie lee las publicaciones que uno hace luego saltan “lectores” que dan una opinión un tanto extrañas que te indican que es obvio, no saben nada del autor (sí, los escritores también nos damos cuenta de esto, no sólo leas, también conoce al autor) y esto lo digo por dicho comentario de tres estrellas a la segunda parte del príncipe donde la lectora dice que “se repite mucho la historia” (y de paso le cayó mal la protagonista) ¿Qué se repite? ¿Qué será lo que se repite? Por desgracia no da más detalles para darme una orientación, lástima pero lo que si le digo a esta persona es que no escribí una “continuación” con este libro, simplemente lo dividí para poder publicarlo. El libro está escrito de manera completa y dentro del libro, dividido en dos partes. (Tengo una muestra impresa pero parece diccionario por eso lo saqué de circulación ¡son 630 páginas!) Yo no creo que repita mucho la historia, la segunda parte no se parece en nada a la primera, simplemente sigue la línea porque fue escrito como un solo libro y por eso no le encuentro tal defecto. (Los escritores no somos buenos críticos acerca de nuestro propio trabajo, eso lo ven los segundos, terceros o los muchos pares de ojos por los que luego pasa) Y casi lo mismo me pasó con “La Emperatriz” la escribí como libro completo y —como siempre— me extendí, entonces al momento de publicar debí hacerlo en dos partes, volviendo a la historia una bilogía. (Por eso la misma portada en ambos libros) Sin embargo, nadie me va a decir que la segunda parte es más de lo mismo que la primera, porque no es así.

A mí me han pedido las secuelas de algunas historias como por ejemplo “El Broche” y esto se debe a que hay un final algo abierto que da para más. Me han preguntado por la historia porque desean saber más y ¿qué haré? Lo que el autor haga depende de los mismos lectores, ustedes mismos tienen la llave y la solución. ¿Cómo? Cumpliendo con su deber de comentar, calificar y recomendar.

En la mayoría de los casos las secuelas no son necesarias “NO LO SON” y esto lo digo cuando el libro ya tiene un supuesto final porque se daña el producto original y todo lo anterior, con historias mediocres que no sirven ni para pasar el rato, desprestigiando así como dije el producto principal y el escrito ya publicado y conocido.

Y cuando digo que no están bien escritas es porque contienen muchos errores de trama y diálogo, como lo dije en otro artículo sobre los detalles al momento de escribir y esto es, a consecuencia de que, o bien escribieron a la carrera para salir del compromiso o bien se les olvidó su propia historia de la cual debían seguir una línea y apegarse al escrito. Porque de eso se trata la secuela, de seguir esa línea que ya viene desde la historia anterior. Al escribir la secuela se debe de tener mucho cuidado y evitar que esos “errores” puedan darse porque no se trata de una “adaptación” sino de una continuación, así que a seguir las reglas establecidas porque los fans o lectores no perdonan, por eso pregúntate luego de terminar una historia ¿Realmente necesita una secuela? Piénsalo, no sea que arruines tu primer escrito y mandes todo al garete.







https://itxabustillo.wixsite.com/itxabustillo