jueves, 9 de julio de 2020

La necesidad de escribir erótica

Esta es una entrada algo subida de tono (y si el título te encrispa pasa ya de largo y no sigas leyendo) pero debo actualizar el blog y quiero hacerlo con un tema que ya me rechina y que quienes escribimos, no nos vamos a cansar de machacar y ese es; el erotismo en las novelas escritas.

(Aquí vengo yo de metida en defensa del gremio de autores de literatura erótica)

No sé qué pensar de las personas que critican las novelas eróticas. ¿Por qué se ofenden? ¿Por qué son tan hipócritas y se revisten de moral cuando en realidad llevan la perversión sexual en la sangre? ¿Sabías que esa gente que tanto critica las novelas o películas eróticas en algún momento de su vida lo practicaron y seguramente les fue mal en la experiencia? ¿Sabías que esa gente que critica es en realidad adicta a la pornografía y ese es su mayor secreto? ¿Sabías que ese moralista que se llena la boca de decencia ha sido en realidad el peor de los adúlteros y fornicarios? Todos los que son adultos en algún momento de su vida han llegado a la perversión sexual, tal vez no tanto en la práctica pero si en el deseo y mejor ni me meto con quienes se creen religiosos porque por experiencia también les digo que son los peores “moralistas en público y pervertidos en privado” como lo dice Brian, el guitarrista de Queen en la película de Bohemian Rhapsody. ¿Te ofende que se diga la verdad? Pues métete mis palabras por donde te gusta. Lo que he dicho en este momento ha sido una necesidad y no se lo he dicho a Pedro para que lo entienda Juan, no, lo he dicho directamente por cierta gente, gente que conozco y me conoce, gente a la que si sigue hurgando le diré las cosas públicamente porque si bien yo fui criada de una manera, es mi pinche problema si quiero vivir mi vida de otro modo y escribir sobre sexo y temas relacionados, ¿qué acaso no es parte de la vida? El que esté libre de pecado que lance las piedras. (El moralista piensa que la perversión, ah no, que la “sexualidad” debe quedarse en sus cuatro paredes y jamás que se ande divulgando ni describiendo porque entonces nos hace “indecentes” pero tarde o temprano sus demonios le saltarán y el pasado siempre regresa para ajustar cuentas) y ahora que ya me desahogué (de manera diplomática) voy con el tema.  

Toda novela escrita por muy romántica que sea lleva su pequeña dosis de erotismo, mínima pero la lleva, con la breve descripción del momento basta. Ya lo he dicho en uno de mis más recientes artículos, está la novela romántica erótica, la que es más erótica y las otras que catalogo como “novelas sexuales” porque son bastante porno, esa es la realidad. Si en la novela que lees la escena sexual es “light” (o sea ligera) es decisión del autor porque su erotismo se basa más en la sensualidad y en las sensaciones sutiles que se puedan despertar, a mí me encantan esas tramas que van de a poco, que te dejan con ganas de más, que sientes que el prota te va acariciando el alma, que sólo sus palabras y acciones te prenden hasta desearlo y que cuando por fin se llega el momento, tal vez no se describa tanto pero si lo suficiente para que te sientas satisfecha. Esa es la novela romántica erótica, la que despierta sensaciones de a poco. La novela erótica es la que entra de lleno en el acto y lo describe sin pudor, tal vez no con un lenguaje tan subido de tono pero si la escena sexual es bastante descriptiva y dichas escenas se pueden repetir en todo el libro según como al autor le parezca (pero tampoco tanto como para rellenar porque es libro y debe tener una trama y no que los protas pasen como conejos o su equivalente → 10% trama 20% romance 70% pasar "follando" ¿qué es eso?) y las que catalogo “novelas sexuales” porque son como una película porno pero escrita, o sea, lo de imaginación es poco porque va directo al grano (se conocen y chan chan) y como voyerista te hace partícipe de lo que los protas hacen, ¿qué tanto tienen estas novelas? Ya tengo un artículo sobre el tema que te invito a leer dando click en el siguiente enlace. → ¿Novelas sexuales?

Pero volvemos al mismo dilema, ¿cuál es el problema de la gente con esto? ¿Qué acaso nunca han tenido sexo al menos una vez? ¿No han cumplido alguna fantasía? Ah no, el problema no es ese, el problema no es si lo ha gozado o no, el problema es que son temas demasiados íntimos como para que se lean, son situaciones que deben quedar en privado y jamás hablarse, porque quienes lo hacen ya se catalogan de inmorales y pervertidos. ¿Y qué si el sexo también puede leerse? Yo tengo una opinión muy clara de este tipo de gente y me disculpan por lo que diré pero el religioso (por lo general) es el peor, ¿saben por qué? Porque desea lo que se le ha prohibido y el pecado como sea atrae, como tengan sexo con sus parejas ese es asunto de ustedes, si han conocido o no un orgasmo es asunto de ustedes, si por falta de pareja recurren a la masturbación también es asunto de ustedes, al menos a mí no me importa ni me interesa, carajo, pero si piensan que por cualquier cosita ya están pecando y pasan en penitencia entonces les aconsejo algo; NO SEAN AMIGOS DE UN ESCRITOR SECULAR (no importa tu religión) porque todos, independientemente del género o de la trama deben escribir su dosis de erotismo sea suave o crudo y si les ofende las fantasías eróticas que están escritas pues lean sólo tratados religiosos y cuentos infantiles. Les recomiendo dos libros muy buenos; “Los cinco lenguajes del amor” y “El sexo ordenado por Dios” y quédense ahí, sin experimentar nada más.


Las novelas eróticas ya no son un simple gusto sino una necesidad, un deseo de expresar “a nuestro modo” historias que otros ansían leer aunque sea por entretenimiento. Vivimos un tiempo en que necesitamos divagarnos de tanta tensión y de la horrible realidad que nos rodea. Tanto para el escritor como para quien lee es un gusto, la erótica es uno de los géneros más apetecidos, más escritos, más leídos, más criticados y más demandados y también por donde más se ofende a quien la escribe. El erotismo es para los libros (del género) como el condimento que se necesita para darle más sabor a la comida a parte de la sal. Es una herramienta de la cual echar mano y cada quien la utiliza como quiera y a su estilo, ¿por qué juzgar? Recuerdo que hace tiempo atrás una autora recibió una serie de ataques no tanto por sus obras eróticas, (y no sé qué clase de lenguaje habrá utilizado porque ese es otro factor) sino por su apariencia que según, distaba y contrastaba demasiado de la ficción a la realidad, ¿y es que quien escribe erótica está obligada a ser una Barbie o una coneja Playboy? ¿Ya sacan la discriminación hasta en esto? O sea, ¿debe ser una mujer perfecta en cara y cuerpo para que llene las expectativas “masculinas”? Las novelas escritas son eso, ficción nada más y cada quien expresa dichas fantasías como mejor les parezca pero lo que me molesta es que se crea que quienes escribimos así lo hacemos por algo en concreto y las suposiciones comienzan a saltar; “que si eso quiere, que si eso le gusta, que si lo ha practicado, que si lo quiere practicar, que sólo sexo tiene en la cabeza” y así un largo etcétera… ¿Qué si tenemos fantasías con alguien en concreto? A nadie le importa, ¿Qué si deseamos algo en específico? Tampoco a nadie le importa, ¿Qué si estamos solas o acompañadas? Tampoco a nadie le importa. Escritoras de novela erótica hay muchísimas y las seguirá habiendo y los libros de la misma temática se seguirán publicando y se seguirán leyendo para que aunque sea en la ficción, se nos llene un poco ese vacío que en algún hueco del alma tenemos. Adoramos a los protagonistas masculinos (dependiendo de cómo sean) y quienes escribimos adoramos crearlos, los amamos. Toda autora ama a sus protagonistas aunque el lector les vea miles de imperfecciones y vuelvo a darte este consejo, si no te gusta leer novelas eróticas entonces consigue otra clase de amigos pero no critiques, no te creas santo y deja vivir a los demás que quieren vivir la pinche vida como lo deseen porque así son felices y como dice una canción “Qué importa vivir de ilusiones si así soy feliz” Por eso nosotras, las escritoras nos volvemos exigentes, no estamos tan locas, no, simplemente sabemos lo que queremos y cómo lo queremos y muchas veces más vale sola que mal acompañada porque las fantasías resultan mucho mejor que la realidad. Sí, te duele en el ego pero te aguantas. Piénsalo muy bien antes de criticar a una autora de novelas eróticas porque ¿sabes qué? Puede que te quede grande la yegua y como jinete le quedes debiendo.
Nosotras disfrutamos mejor el asunto.

No obstante (y en lo personal) aclaro que no todas las escenas son fáciles de escribir, ni tampoco se gozan (en el buen término) hay algunas que no y a mí me ha costado plasmarlas porque no me han hecho sentir bien y sin embargo, a veces son hechos que deben plasmarse con un vuelco de nuestra imaginación para la ficción. Como ejemplos te daré tres escenas de "La Emperatriz" (ficción histórica sobre la piratería en el Caribe) la primera cuando llegan a la isla de la Tortuga a la taberna de Césare y Matt ve con sus propios ojos la sodoma que se tienen los hombres al comer y tener sexo a la vez (fue algo repugnante) la segunda escena, cuando Barrabás llega a buscar a Salamandra a su barco y lo encuentra teniendo sexo con cuatro prostitutas al mismo tiempo, como se describe la escena y los diálogos no me fueron fáciles pero lo hice y la tercera escena; cuando una joven "Elizabeth" es llevada a un búrdel en Asturias para que le enseñen las artes amatorias y que también pierda la virginidad. Esa escena donde ella fue una "observadora" del asunto (para que viera cómo era el trámite) tampoco me fue fácil describir pero debí hacerlo. De hecho, en mi reciente publicación, "Diana" (libro cuatro de las chicas Warren y el más erótico de la serie) hay una escena que de verdad me costó mucho escribir y que estaba dudando en publicarla, muchas veces quise eliminarla, lo pensé y lo pensé porque no es nada agradable pero al final lo dejé. Se trata de la experiencia de una chica en Las Vegas y dejaré que seas tú quien lea y decidas sobre el suceso. Así que como ves, hay cosas en el erotismo que rebasan la delgada línea y pasan a lo porno y a la perversión sexual, esto ya es asunto de quien escribe y cómo lo hace. (No todo es placer)

Y agrego un plus para el envidioso; deja ya de estar denunciando perfiles, o cuentas de escritores en cualquier red sólo porque “a quien tú sigues” te ofende lo que publica, ¿entonces para qué lo sigues? ¿Quién se tiene que ir al carajo? Busca algo de provecho que hacer y ya no estorbes, o estás dentro de la casa o afuera pero no en el umbral estorbando y antes de criticar reflexiona primero (sobre ti mismo) si no, vas a hacer el ridículo y terminarás siendo burla porque al menos el que escribe no niega la cruz de su parroquia, ¿y el que critica? ¿No prefieres quemarte (en el infierno) con dignidad al menos?

Y para quienes aman la erótica —de paso— les hago la invitación cordial para que lean mis obras más recientes y publicadas, te invito a leer ya el cuarto libro de la serie de mis chicas Warren disponible en Kindle (el más hot de los libros de la serie, te lo advierto) y también mi más reciente relato erótico titulado "Siete Días Siete Noches" que publico por capítulos en Booknet. Un reto que estoy disfrutando. ¿Me acompañan? (sólo si disfrutas el género si no, pasa de lejos)











https://itxabustillo.wixsite.com/itxabustillo

lunes, 4 de noviembre de 2019

Intercuela, Medicuela, Paracuela, ¿Qué son y para qué sirven?


Cuando tienes un menor de edad en casa lo más lógico es que tengas o hagas tiempo para dedicárselo y tener con él/ella ciertas actividades diarias aparte de las tareas escolares. Pues bien, entre esas actividades de fin de semana está el ver películas y a mí ya me tocó ver “obligada” (y por fin) “La Bella y la Bestia; Una navidad encantada” (¿qué quisieron hacer con esto? Ni idea pero la mala calidad en animación dista mucho de la película original.) En fin, el caso es que al primer tanteo no entendí ni papa, y cuando pregunto qué fue lo que acabo de ver la nena me responde; “dicen que es una historia dentro de la primera película, algo así como una escena eliminada pero quedó la idea, le dicen intercuela o algo así” (Ya se imaginan mi cara con esa respuesta y yo en mi mente rebobinando la cinta de la película original para saber dónde carajos encajaba esto. Ah sí, hubo invierno, cuando Bella y Bestia juegan a tirarse las bolas de nieve, ¿sería ahí?) El caso es que por esta anécdota me entró más la curiosidad, como escritores sabemos claramente (en los libros) lo que son bilogías y trilogías. Tenemos (y debemos) de tener claro la diferencias entre sagas y series, continuación de una historia o lo que la antecede, secuela o precuela respectivamente y el famoso “Spin-off” (obra derivada de un trabajo existente tomando a uno de sus personajes) etc… yo misma tengo varios artículos sobre estos temas, especialmente en la revista “Letras Prohibidas” sin embargo los términos mencionados en el título me fueron novedosos aunque no del todo desconocidos, o al menos de nombre y como buena curiosa me puse en acción a buscar lo que era esto antes de que me diera pesadillas. Lo que encontré fueron ejemplos en cine, así que me puse a buscar ejemplos en libros y si después de leer esto tienes más ejemplos en libros estaré encantada de leerte.

 

Intercuela: Narra los sucesos que ocurren entre dos historias ya terminadas, o sea hay un hueco y es allí donde transcurre la trama pero sin resultar novedoso aunque deba aportar algo. Un ejemplo en cine se dice que es “Rogue One” de Star Wars y en libros sería “El Padrino; El Regreso” (The Godfather Returns)

 

Medicuela: es una historia que transcurre durante los sucesos de otra ya terminada, diferenciándose de la anterior porque aunque puede o no haber salido de un hueco, existe un hilo y su trama debe ser novedosa y aportar nuevas cosas a lo que se supone sabemos. Un ejemplo claro dicen que es la película de Disney “Bambi II” (A mí no me consta porque no la he visto) y en los libros está “El caballo y el muchacho” de las “Crónicas de Narnia” ya que toma el tiempo de “El león, la bruja y el armario” cuando los chicos todavía eran reyes y reinas de Narnia.

 

Paracuela: es una historia paralela, una historia retratada por uno o varios puntos de vista, con situaciones distintas de la historia anterior pero producidas en el mismo espacio temporal, o sea, puede ser una misma historia contada por otro personaje. La paracuela tiene la misma cronología de su historia anterior (la original) pero que por ser contada por otro personaje tiene modificaciones importantes y/o desconocidas debido a la perspectiva de quien la cuenta y como resultado puede tener ligeras diferencias en su producto final. Lo bueno e interesante de esto es que abre muchas posibilidades a mostrar otros personajes, situaciones y hasta sensaciones que igual se han movido en el mismo tiempo de la obra antecesora. “Hakuna Matata” (El Rey León 3) sería una muestra de ello y en las novelas, la inconclusa “Sol de Medianoche” de  S. Meyer o “Grey” (y otras que siguen la moda y el hilo de que “narra el prota la misma historia”) serían un ejemplo.

 

Y como plus le agrego otro término: El “crossover” y creo que muchos autores caen rendidos aquí (aunque no sé si por seguir dándole cuerda a una historia) en el crossover se cruzan dos o más personajes de historias diferentes e interaccionan entre ellos, sucede también con historias (entornos/universos) diferentes entre sí. Esta “estrategia de mercadeo” como se le llama tiene como intención el mantener la atención del público, aprovechándose de su entusiasmo y curiosidad por saber más de determinado personaje en otras tramas y situaciones. Un ejemplo sería DC Comics y Marvel (un universo infinito) Alien vs Predator, Batman vs Superman o ¿Quién engañó a Roger Rabbit? (ver al malgeniado Donald y al tarado Lucas me pareció una escena tonta) y en los videojuegos un ejemplo sería “Super Smash Bros.” Donde los personajes populares de la franquicia “Nintendo” están revueltos. ¿Conoces libros así?

 

Teniendo ya estos términos más claros podemos saber si estamos cayendo en alguno de ellos cuando presentamos nuestros libros. Muchas autoras indies caen en el “spin-off” o sea que toman a un personaje secundario de determinada novela y lo ponen como prota de su propia historia (Marvel y DC Comics se pintan solos para esto) y muchas veces en dicha historia (libros) hacen un “cameo” poniendo en alguna escena a los protas originales de la historia anterior, ¿han leído cosas así? (ya no sé si esto entra en los “clichés”) pero no sólo los indies hacen esto, los hay de editorial y no me dejarán mentir porque es la verdad, ¿cómo se le llamará a una historia (nueva) con nuevos personajes pero con la aparición de personajes o protagonistas de otros libros en dicha historia? (ya me siento mareada e incapaz de pensar, en serio)

 

En el artículo de la revista con respecto al spin-off confesé que algunas lectoras me preguntaban si haría una historia de mi personaje de Dylan de “Ocaso y Amanecer” y de Alonso del libro de “Ariadna” a ellas les gustaría saber un poco más y yo sigo en el mismo dilema, no tener en mente hacer algo así. Hace poco terminé de leer una bilogía de romance paranormal de una amiga y por tratarse de libros cortos yo me quedé con ganas de saber más, como lectora le escribí preguntándole si tenía la idea de hacer alguna continuación y me dijo que no porque un autor debe de saber dónde poner punto y final, respeto su respuesta y la acepto, sin embargo dado a lo corto de los libros (pienso yo) que debieron haber más escenas y una resolución algo diferente porque el mero final me dejó así 😲😱 y más siendo una buena historia (no podía creer que allí acababa.) (Sé que yo me extiendo, lo sé, pero ese es otro cuento.) Ella me dice que ahora no piensa en seguir con esa historia pero nunca se sabe a futuro, lo importante es —como volvemos al tema— tener clara lo que son las continuaciones de las historias, seguir ese mismo hilo y no hacer varios “atajos” como si fueran la raíz de un árbol que en la mayoría de las veces confunda.

 

Cuando publiqué “El Broche” una lectora me dijo que esperaba ansiosa la continuación (creo que fue por la manera en la que terminé el libro) y es que algunas esperan leer algo más de Ian e Ivonne (ya que no escribí escenas sexuales entre ellos) y conocer de lleno la historia de Kate y Harold y eso sería ir a ese pasado, a ese Richmond confederado entonces como ven, encajar dos tramas y que pese más la del pasado no es algo sencillo y requiere trabajo, (no sería la primera vez que trabajo así) hasta la fecha confieso que tengo sólo algunas líneas escritas, pero ¿Cómo crear algo sin que se sienta spin-off? Un segundo libro de El Broche sería una continuación del primero y como les digo, con una trama no muy sencilla. Otras personas me han consultado también si haré alguna historia sobre Vlad y Jank, personajes de QQSM porque les gustaría saber un poco más, ya que aunque su participación en el libro fue algo esporádica tuvieron algo de peso por lo que son y lo que representan y porque son seres en donde hay mucha tela que cortar y merecen tener su protagónico, en su tiempo dije que no, pero nunca se sabe a futuro. Sin embargo (hablando de Ariadna) y a modo de “primicia” les confieso que en el “Epílogo” de las chicas Warren habrá un personaje del que sí me gustaría crearle su propia historia porque me parece interesante, son solo planes, no tengo nada concreto, ya luego él me dirá y ya veré si me meto al reto con una historia independiente sobre él.

 

Se preguntarán por ejemplo que hice entonces con Ángelo, (el prota de Ariadna) ya que él es primo de Giulio (el prota de Quiero que seas Mío) para esa época que comencé con este libro de QQSM no tenía este personaje del pintor, él nació directamente del libro de Ariadna y fue después que yo quise emparentarlo con el prota de QQSM por tener los mismos apellidos, pero sin que ambos libros tuvieran alguna conexión, de hecho tuve que encajar tramas y diálogos en cada uno para evitar alguna incoherencia. En Ariadna ya se muestra que él además de ser pintor tiene una herencia familiar de vinos toscanos y al final él debe hacer un viaje a la Toscana donde le pide a Ariadna que lo acompañe. En QQSM tuve que crear esa escena donde ellos llegan a la reunión familiar en dicho lugar y mostrar ese poquito más que no mostré en Ariadna, ¿se entiende? Sin embargo no considero esto ni crossover ni spin-off, aunque al parecer la serie de mis chicas Warren sí parecen ser una especie de “paracuela” no por contar lo mismo desde el punto de vista de cada una con sus respectivas modificaciones pero si porque los libros llevan una misma cronología de tiempo.

 

Y es que al final quienes deciden son los lectores, entonces el autor viene con algún relato para complacerlos, algunos los cuelgan como lectura gratuita en alguna plataforma, en cambio otros los venden al precio mínimo en amazon. Cabe aclarar que quien hace estas cosas debe ser el autor y no caer en los tan mencionados “fanfics” (de los que también hablé en la revista) y que tanta polémica pueden crear o con el consentimiento y mutuo acuerdo pueden crear entre dos o más ese llamado “crossover” y poner a ciertos personajes en otra trama.

 

Teniendo esto más claro me doy cuenta que puedo crear una “intercuela” o “medicuela” por ejemplo de mi saga Ocaso y Amanecer, (si se fijan bien dentro de “Nieblas del Pasado” verán que no es sólo una secuela sino también hay una precuela) pero no, como dice esta autora que les comento hay que saber ponerle punto y final a las cosas, la saga tiene su final y lo único aparte será una guía para entenderla, pero es más una herramienta no historias nuevas. La paracuela ya dije que posiblemente mis chicas Warren estén ahí pero spin-off o crossover no siento haber hecho porque si no caeríamos a la pregunta del millón, ¿qué fue primero el huevo o la gallina?

 

Y volviendo al principio, La Bella y la Bestia (2) no sería entonces intercuela sino medicuela, porque es algo que sucedió en ese invierno que nos muestra la película original y que sin embargo no vimos. Aclarado todo esto te pregunto, ¿tienes libros con estos términos? ¿Sabías que has escrito de esta manera? ¿La mayoría de tus libros están basados en otros que has escrito? Cuéntame que me gustaría saber.

 

 

 

 

 

 

https://itxabustillo.wixsite.com/itxabustillo

jueves, 24 de octubre de 2019

Pildoritas Idiomáticas


Este no es sólo un artículo sino el inicio de una nueva sección en mi blog, lo titulé así porque se trata de ortografía y gramática y porque me gustó cómo quedó el nombre.
Y es que aunque muchos crean que ortografía y gramática son lo mismo sabemos que no. La ortografía es un conjunto de normas de escritura, es la forma correcta de escribir y de saber utilizar los diferentes signos de puntuación. La gramática es la parte de la lingüística que estudia la estructura de las palabras (oraciones) y el uso correcto de la lengua. Es por eso que son parte fundamental del estudio del español que se debe inculcar desde el primer grado de primaria y jamás dejar de estudiarlas a lo largo de nuestra vida. Es la forma correcta de hablar y de escribir lo que muestra de nosotros nuestra educación.

Ahora bien, una cosa es hablar y escribir y otra muy distinta es escribir un libro que posea todas las normas establecidas para considerarse como tal y es que si bien existen correctores cuyo trabajo es ese y las editoriales que se encargan de presentar al mundo libros (casi) sin errores, no todos los autores tienen la posibilidad de ser editados por una o de pagar los servicios profesionales de un corrector así que no queda de otra más que ponerse pilas y estudiar español, por eso se diferencian los autores de uno publicado por editorial y otros “autopublicados” o “indies” que son en su mayoría los que publican sus libros en portales digitales como amazon a falta de que una editorial se interese en sus libros.

Sin embargo no por eso, no por ser “autores independientes” significa que habrá mala calidad en los libros, algunos sí por no tener el cuidado de la edición/corrección pero eso no significa que todos los libros de autores indies sean malos, malos tal vez en cuestión de historia, narrativa, personajes etc… pero eso ya es cuestión personal del lector y lo que escoja al leer, aquí me enfoco ahorita en la ortografía y la gramática que es la médula espinal del libro independientemente su género. Recuerda que artículos así pueden haber muchísimos en la red pero yo intento ser lo más clara para que se pueda entender y te saquen de algún apuro. No se trata de ser diccionario sino de explicar con claridad.

Como decía en otro artículo, tengo una pizarra de corcho frente a mí en donde tengo anotadas en cartulina de colores varias fichas “ortográficas” para tener a consideración al momento que escribo, es importante tener muchas cosas en cuestión de letras en la cabeza para evitar distraerte al momento de escribir pero de esa manera yo consulto rápido cualquier inquietud, además al tener mi pizarra como arcoíris tiene una mejor captación visual llamando la atención de cualquier escolar que se sienta atraído por ella y de la misma manera aprende las reglas gramaticales que tengo ahí y de manera fácil y divertida.

Aquí en este blog puedes encontrar algunos artículos sobre el tema que te enumero a continuación:
Los sentidos al momento de escribir (gusto, tacto, vista, oído, olfato se convierten también en verbos)
Cambios en el idioma Español (el dolor de cabeza de los escritores)
Detalles al momento de escribir (esos que se le pasan hasta a los guionistas en las películas)
El uso de los sinónimos (hay algunas palabritas…)
¿De verdad funciona Word como corrector ortográfico? (y no te valgas de una configuración del mismo)
El arte de editar (puede ser bonito pero igual da jaquecas)
Y otros artículos que te pueden servir de herramientas y técnicas al momento de crear tus historias puedes encontrarlos también aquí. 

Cómo lo dije en otro artículo son cosas que quiero compartir en mi blog, así que sigue a “Pildoritas Idiomáticas” y si te sirve pues comparte, repito, sé que hay miles de artículos en la red sobre esto pero que lo hablen o escriban mejor dicho, de manera clara y entendible es algo difícil y yo intentaré hacer de la gramática algo fácil.








https://itxabustillo.wixsite.com/itxabustillo