lunes, 27 de noviembre de 2017

Bendiga Dios la pródiga tierra en que nací...



Se cuenta una anécdota en las memorias del escritor hondureño Froylán Turcios en donde allá por el año de 1,893 el país vivía momentos turbios y caóticos, se trataba de una guerra civil que enfrentaba a tropas armadas, por una parte a los rebeldes del político Policarpo Bonilla liderados por él mismo y las otras por las del gobierno interino a cargo del General Domingo Vásquez. En Tegucigalpa se vivía momentos tensos y llenos de incertidumbre pero la armada del gobierno estaba siempre lista para darle su castigo a todo aquel que se opusiera al gobierno, incluyendo el sólo hecho de intentarlo. El escritor cuenta que él cursaba sus estudios secundarios cuando le tocó vivir algo en carne propia; un fusilamiento. Los militares del general Vásquez habían capturado a nueve presuntos traidores y luego de que le sugirieran que fueran fusilados, el mismo gobernante dijo que se hiciera la ejecución pero no en Tegucigalpa sino en la ciudad gemela de Comayagüela, “al otro lado del río” como se referían. El joven escritor ve que los humildes sentenciados iban hasta encadenados, cansados y heridos y los llevaban a ejecutar frente a la iglesia de la Concepción (la que sigue en pie aún hoy frente al parque “La Libertad”) Froylán reconoce a uno de los presos como trabajador de su familia, mismo que también lo reconoce a él y le ruega que vaya a interceder por él porque no es un traidor y sin dudarlo el escritor corre cruzando el puente Mallol hacia la Casa de Gobierno, que en esa época estaba en donde se conoce hoy la ubicación del Congreso Nacional, el joven logra hablar con el gobernante y le ruega por el hombre diciéndole que es inocente y que lo conoce porque trabaja para su familia. El general se asombra por el valor del muchacho más que por la osadía y le dice que es un joven valiente, inteligente y que sin duda llegará a ser un gran intelectual pero que en la política jamás prosperaría porque tenía un gran corazón. Con cinismo el militar se atreve hasta a ofrecerle unas jaleas como si con eso el chico se iba a conformar pero no iba a hacer nada más, decepcionado Froylán regresa corriendo a Comayagüela sólo para presenciar la ejecución de estas personas que al sonido de las armas que dispararon y ante sus gritos pidiendo clemencia, cayeron abatidos. Esas anécdotas sobre guerras, matanzas, sangre y muerte marcarían la vida del joven y naciente escritor.
Dado al ambiente político que vive Honduras recordé esta anécdota y me estuvo dando vueltas en la cabeza ayer, y no sólo esta. El escritor Juan Ramón Molina también vivió en carne propia las mieles y amarguras de la política, que decepcionante es servir a cierto candidato durante la búsqueda del poder pero que cuando ya es presidente la más mínima expresión (como delirio de persecución) se lo toman muy personal y son capaces de darte la patada luego de decirse amigo (cualquier parecido con la realidad no es coincidencia siempre lo digo) y esto mismo le pasó al escritor cuando su dizque amigo (don Terencio Sierra, elegido presidente) mal interpretó unas palabras del escritor empezando su mandato (unos dicen que fue discurso, otros que fue artículo escrito en un periódico) y luego como castigo a la insolencia lo mandó a picar piedra allá por la carretera para el sur pero que dulce es cuando puedes desquitarte, cuando hay que invertir los papeles y cuando si hay alguien que valore tu profesión, (don Manuel Bonilla, siguiente presidente) todo esto quedó plasmado en las memorias del también escritor y cualquiera lo puede saber. (Para quienes me leen y no son hondureños les diré que Juan Ramón Molina y contemporáneo y amigo también de Froylán, es nuestro máximo representante literato en poesía, fue amigo también del nicaragüense Rubén Darío con quien parecía ser alma gemela en cuestión de letras.)
Bueno pero dejemos ya a los escritores descansar en paz, lo que me hizo escribir este artículo es que como hondureña algunos se preguntarán (quienes me conocen como autora) el por qué no me he pronunciado con respecto a la delicada situación de mi país. No es que sea de palo, no soy indiferente, como ciudadana me afecta porque vivo bajo el cielo de mi patria pero como siempre soy la mancha negra en la familia; simplemente tengo tendencia a ser apolítica.
Pero no de manera radical.
Les cuento desde el principio.
Mi familia (desde que tengo memoria) ha estado dividida por partidos políticos y equipos de fútbol, ¿creen que es bonito crecer así? Para nada, es un completo hastío, lo que ellos quieren que ames lo terminas odiando porque quieren imponértelo, ¿se imaginan las parejas así? Existen, mis padres, mis abuelos y supongo que mis bisabuelos y también los padres de ellos. Si bien en la historia de Honduras hay “Bustillos” en la política, les diré que yo nada tengo que ver y no creo descender de ellos porque como dije esos temas no me van, no es algo que lleve en la sangre, me provocan un aburrimiento extremo. Si las reuniones familiares van a basarse en eso mejor declino o termino dejándolos a todos en su discusión, es que simplemente no la tolero, ni política ni fútbol. (A menos que éste último sea del Mundial, esos si tienen mi atención)
Los partidos políticos más fuertes en Honduras han sido el Nacional (azules) y el Liberal (rojo) entonces me cuentan que mi bisabuelo cuando se ponía con sus tragos lo que más le encantaba gritar era “Viva Tiburcio Carías Andino” (estando lúcido no sé si seguía en lo mismo) por lo tanto mi abuelo (el hijo de él) tenía su inclinación por el partido Nacional en cambio mi abuela era Liberal y lo fue hasta su muerte, para ella el presidente de su corazón fue don Ramón Villeda Morales, el que llamaban “pajarito” cuyo mandato fue entre el 57 y el 63. Mi abuela era tan devota de este señor que cualquier estatua o busto de él iba a limpiarla con tanto esmero y cariño como quien limpia con cuidado el más fino cristal. Tenía un cuadro de él en la sala de la casa y poco le faltó ponerle altar y velas pero se respetaba su gusto y era mejor no discutir. Mis padres heredaron lo mismo, uno azul y el otro rojo, mis tíos entre azules y rojos y seguidores del partido de sus amores hasta el grado de hacer carnavales y llegando a ser alcaldes y diputados pero yo no veo “colores” si me visto de azul no significa que sea nacionalista y si me visto de rojo no es porque sea Liberal, si he de opinar yo me enfoco en la persona porque tampoco soy ajena a lo que pasa en mi país. Desde que cumplí mi mayoría de edad y decidí ejercer el sufragio lo hice por la persona que me parecía mejor en ese momento no por colores, desde hace años atrás así como he votado por liberales lo he hecho también por nacionalistas, yo no sigo partidos, me enfoco en la persona y eso no me impide decir algo de X o Y partido como tampoco descarto en un futuro formar parte de alguno y trabajar para el mismo pero vuelvo a decirlo no por un color sino por la persona que lo representa porque eso es lo que en realidad vale.
Como ya muchos sabrán Honduras está en la mira internacional por este extraño proceso electoral de este año, si bien es cierto se demostró el civismo y hubo mucha seguridad pero como muchos también ando desvelada, eran la una de la mañana y los señores del Tribunal Supremo no decían ni pío, (y siguen sin decir nada) yo le dije a mi mamá “nos va a llegar la navidad aquí y yo ya no aguanto el sueño” (aclaro que si mis noches no las ocupo para escribir Morfeo me visita pasadas las diez) eran las doce y yo me sentía drogada. Me pareció una falta de respeto hacia el pueblo hondureño y una desconsideración hacia el gremio periodístico que poco les faltaba ser zombies sin dejarse vencer por el cansancio, sin mencionar toda la gente que colaboró en las mesas de los diferentes centros a nivel nacional, fue una jornada extenuante de más de 26 horas seguidas que incluye hasta a los mismo políticos, entiendo que ellos mismos (los del Tribunal y observadores) deben estar super agotados pero lo que han hecho los tiene en la mira y ahora Honduras puede caer en el desprestigio porque esto no había pasado antes y genera demasiadas dudas y sospechas.
De más está agregar algo en cuanto a las opiniones sobre los candidatos, o quien ganó y perdió, o en cuanto a quien lleva la delantera por muchos miles de votos de diferencia, o quiénes serán los alcaldes y diputados a nivel nacional, yo no voy a opinar nada más porque lo único que resta es esperar la última palabra del Tribunal Supremo y que Dios agarre confesada a Honduras, como le decía ayer a una tía “siempre he votado y jamás he trabajado para ningún gobierno ¿qué más da lo que yo haga o deje de hacer?” Si bien es cierto que cada quien marca la diferencia pero también en cuestiones políticas hay que tener sensatez y respeto, independientemente de quien sea la persona. Espero que llegue el día en que se me dé la oportunidad, aunque sea una plaza de meses para así decir si vale la pena o no trabajar para un gobierno o hacerlo para una empresa privada porque total, los empresarios deben amoldarse al de turno. A ver si no me dicen lo del general y por creerme “novelista” (como me dijo hace unos años un periódico) no me salgan con lo mismo de que puedo tener futuro en las letras pero jamás en la política, lo acepto, puede ser. Me duele ver tantos comentarios ofensivos, soberbios, tantas faltas de respeto, todos son dimes y diretes, insultos hasta el copete, nadie aguanta la menor insinuación y es una guerra campal en las redes sociales, como bien dice Arjona “Las ideologías dividen al hombre” y la pregunta vergonzosa surge ¿estos son los hondureños? ¿Así es Honduras? ¿Es así como se defiende una soberanía? Todos somos hijos de la patria, todos somos hermanos por nacionalidad, todos somos Honduras, ¿Por qué odiarnos? Tengo tantas preguntas que mejor me las reservo.
Ante este ambiente tenso y de incertidumbre ante el nuevo amanecer y por amor a mi país yo sólo puedo rogarle a Dios que se haga su voluntad y murmurar la oración del hondureño que escribió Froylán Turcios: “Bendiga Dios la pródiga tierra en que nací…”

lunes, 4 de septiembre de 2017

Títulos, géneros, autores… ¿Qué es el concurso literario de amazon?


Ya se acabó. Ya la fecha tope pasó y ahora sólo resta el siguiente paso; la elección de los finalistas.
No es el único concurso del que se habla, hay otros certámenes de editoriales que también provocan ya dudas porque no sólo se trata de convocar a un evento en donde un autor ilusionado manda su obra sino que de paso parecen “jugar” al sí y no y que no se deciden poniendo en tela de juicio su seriedad y de paso mandar al caño el esfuerzo y esperanzas del autor. Esto ha pasado en el mundo editorial. ¿Creen que alguien tendrá ganas de concursar?
No sé si será cuestión de marketing pero el tema del premio literario que amazon ofrece cada año a partir del 1 de Julio que causa mucha expectativa parece alborotar al gremio de autores noveles que ansiosos e ilusionados por ser más conocidos, cuelgan la novela para concursar y así empezar una carrera por competir para ver quien llegará hasta el final porque así es y me importa un carajo quien se moleste, “se trata de competir” esa es la base de todo concurso y como en toda competencia parece que hay que valerse de todo me recuerda lo dicho por Cersei de GOT “en el juego de tronos ganas o mueres” pues a veces en este negocio parece ser igual independientemente del género que escribas, sea en concursos o fuera de ellos. (Los pleitos son otro tema)
Comentaba en fb sobre este tema del concurso y así como hay quienes gustan y lo defienden también hay otros que lo destrozan hasta sacarles las tripas al asunto porque a veces hay que indagar más y hurgar hasta el fondo y no dejarse llevar por unas cuantas líneas “como bases” y “condiciones” para colgar tu obra.
¿Cómo se seleccionan?
Entre el 15 de septiembre de 2017 y el 30 de octubre de 2017, un jurado cualificado y seleccionado por el Patrocinador evaluará cada Libro Finalista en función de los siguientes tres criterios: a) la originalidad del contenido del Libro; b) la creatividad del contenido del Libro; y c) la calidad literaria del mismo (conjuntamente, los “Criterios de Selección”). El jurado elegirá, sobre la base de dichos Criterios de Selección, a un único ganador del Primer Premio (el “Ganador”), quien será notificado por teléfono o correo electrónico alrededor del 31 de octubre de 2017. (Fuente amazon.es)
Cuando esto comenzó este año yo como buena curiosa me puse en contacto con representantes de ambos bandos, necesitaba escuchar sus opiniones y hacerme mi propia idea ya que este concurso parece ser de los más polémicos desde el mero 2014 que inició. Se dice que no hace gala de su nombre porque de “literario” no tiene nada, otros se quejan porque una de las bases fundamentales son los comentarios y puntaciones ¿y qué pasa entonces con quien decide colgar su obra el mero 31 de Agosto que se acaba todo? ¿Qué chance tiene? Ninguno, de hecho parece que los que publicaran en Agosto no lo tienen y decía uno de los interesados que es algo “injusto” que una editorial se deje llevar por comentarios y puntuaciones ya que hay muchos bien puntuados que son un asco y hay otros que no tienen mucha visibilidad y es excelente lectura ¿el único truco son las ventas entonces? A más escándalo mejor. Por eso se pone en tela de juicio el certamen “editorial” total recordemos que es un negocio y desde que esto comenzó en el 2014 la polémica por varios factores comenzó y en vez de menguar el asunto continúa.
VENTAS + CALIFICACIONES + COMENTARIOS esta parece ser la fórmula al derecho y al revés para llegar a una final, entonces se vuelve a la misma pregunta que se hacen muchos ¿Dónde queda el criterio “literario” por la calidad al momento de seleccionar? Son muchos los que dicen que no se premia la calidad literaria sino al que mejor ventas tuvo y eso en parte es una molestia y con fundamento. Desde ese 2014 las polémicas y ataques contra amazon no han ido más que en aumento llegando incluso a decir algunos que “si se habla de literatura entonces que no se basen en puntuaciones, comentarios y ventas porque pone en duda tanto al autor como a quienes le comentan (amiguitos) y algo así amañado no hace más que caldear el asunto, errar y hasta destruir lo que realmente se conoce como literatura”
Entonces ¿de verdad se seleccionan como dicen? ¿De verdad toman en cuenta la originalidad del contenido del libro, la creatividad del contenido y la calidad literaria del mismo? ¿Y eso en base a comentarios, puntaciones y ventas? ¿En serio? Muchos no se dejan llevar ya ni por comentarios ni por estrellas y esto no es un tema nada nuevo, no porque tengas 200 o 500 estrellas vas a ganar, porque te califiquen y comenten maravillas tampoco vas a ganar, la cosa no es así, eso se cree pero no.
Yo confieso que este año estuve a punto, y les digo que a punto de meterme en esto más que todo por mera curiosidad porque estoy consciente que aunque iban a haber ventas no me iban a comentar como parece una costumbre pero no fue esto lo que me frenó sino que al leer bien todas las bases y criterios y todo ese bla, bla, bla que muchas veces se toma por algo más, lo que no me gustó es que al momento de ceder tu obra prácticamente renuncias a todo, en otras palabras la vendes y luego de eso ya no te metas en nada más.
"En virtud de su Inscripción en el Concurso, usted otorga a Amazon y a cada una de sus respectivas afiliadas y agentes autorización para utilizar, gratuitamente, cualquier parte de su Inscripción, incluido su nombre y los motivos que le hubieran llevado a escribir el Libro presentado (en caso de haber sido facilitados), a cualesquiera efectos que procedan en relación con el presente Concurso. Asimismo, usted otorga al Patrocinador el derecho a editar el formato y la presentación de su Inscripción, y a crear cualquier efecto literario o cualquier otro tipo de efecto respecto del Libro sin tener derecho a exigir compensación ni aprobación alguna. De forma adicional, y en la medida en que resultaran de aplicación cualesquiera derechos morales (por ejemplo, el derecho de atribución de la obra y el derecho a la integridad de la misma), usted renuncia a (y, en la medida en que tales derechos no pudieran ser objeto de renuncia, se obliga irrevocablemente a no ejercitar) sus derechos morales sobre su Inscripción a los efectos del presente Concurso, incluyendo, sin limitación alguna, cualquier uso que el Patrocinador pudiera hacer de cualesquiera extractos de su Libro en relación con el presente Concurso."
¡Es que sólo falta que te quiten los calzones! Caray. Ahora que alguien me traduzca esto ¿Qué acaso no es muy claro o es que yo entiendo mal? Es como que hayas parido un hijo y lo des en adopción, desde el momento que lo cedes pierdes todo, ¿no es así o me equivoco? Me dicen que no está lejos de las políticas de las editoriales que casi son iguales. Lo que no tengo claro es si esto sólo se aplica a los finalistas y ganador pero a como yo entiendo es a todos. No sé dónde una persona preguntó qué pasaba en caso de que por ejemplo se tuviera la suerte de que el libro ganador fuera llevado al cine ¿el escritor recibiría sus regalías o también pierde ese derecho? Hasta la fecha creo que esa pregunta no se la han contestado pero creo que sólo debe ser otra cláusula más ya que ni los finalistas ni ganadores anteriores he sabido que se quejen así que yo debo ser —como siempre— el punto negro. Otra cosa que no me gustó es que este año ya no podías colgar tu libro impreso en Createspace sino sólo con ellos y la verdad yo para experimentar ya no estoy y al menos la calidad de Createspace ya la conozco, nunca he tenido problemas con la maquetación del interior ni con las portadas que yo misma hago y cuelgo directamente (yo no conozco sus portadas de ejemplos como guías) y algo que destaco tanto en ellos (como también con amazon kindle hay que decir la verdad) es que a mí me contestan cualquier inquietud con suma amabilidad y de manera diligente, algo que agradezco mucho.
Pero volviendo al concurso lo bueno es que está abierto a todo género y me agrada ver que la histórica está teniendo más peso, parece que los favoritos son “histórica, suspenso, ficción, misterio y hasta terror” la novela romántica sigue allí haciéndose su hueco incluso hasta algunas eróticas pero es posible que se den las sorpresas y que sólo las categorías que mencioné arriba puedan llegar a ser finalistas. Sin ánimos de que las seguidoras del romanticismo se molesten conmigo, haré algo que no había hecho antes así que me atrevo a dar los nombres de las obras que más peso y relevancia han tenido en lo que va de este tiempo según mi criterio —y aclaro que no he leído ninguna para tener favoritos ni para recomendar— y la presencia al top al menos en la red de twitter. (No sé en las demás)
*La Torre Tesla
*El Callejón de Jack
*La Guarida del Raposo
*La Voz del Tejo y el Candil Azul
*El Lamento de los Inocentes
*El Legado de Ava
*Shambhala
*Imperfecta Rara Avis
*Los Ojos de la Muerte.
*No Todo es Casualidad.
*Miradas Perdidas
No estoy segura si me faltó alguno que otro pero estos títulos son los que más peso han tenido al menos en presencia y publicidad, en lo que a mi círculo respecta, (círculo de la red no porque yo conozca a los autores o los haya leído, lo aclaro) los demás títulos que llegaron tardíos y se fueron agregando ya serán otra historia pero pueden haber sorpresas incluso por títulos que fueron presentados en el mismo Julio y no han sido tan conocidos. No es que esté dando publicidad, ni que esté diciendo quienes serán finalistas y menos quién ganará sólo me estoy refiriendo a los géneros y títulos con más relevancia y recomendaciones en este concurso del 2017, no tengo claro cuántos títulos hay concursando, se dice que son menos que el año pasado pero igual yo desde mi cuenta de la Revista Letras Prohibidas les deseé suerte a todos los que participan porque sé que han puesto su empeño e ilusiones en esto y merecen la oportunidad.
Dicho esto finalizo diciendo que el concurso en sí no es tan malo, (muchos lo que más buscan a través de esto es la “visibilidad” aunque estén conscientes de otras cosas) no fue mi intención echarle leña al fuego de lo que se habla con respecto a esto ni desprestigiar a amazon ya que es una muy buena plataforma para la auto-publicación. Una cosa es la compañía pero otra, es esto y al tratarse de un concurso en donde está primero el corazón y esfuerzo del autor que presenta su obra, deberían considerar mejorar sus bases, criterios y condiciones para participar y tener en cuenta muchos factores para el año que viene porque al menos a mí se me quitaron las ganas de participar y sabiendo ellos en qué fallan, les será más fácil tomar nota y hacer del otro año algo mejor que añada más títulos en vez de restarlos porque no sé si fue lo anterior que expuse u otras cosas lo que impidió que muchos autores participaran.
¿Les dije que quise participar? Oh sí,  pero igual hay muchas más obras fuera del concurso que también merecen una oportunidad y yo les invito a conocer mi más recién obra, ¿me la darás? Pincha aquí.

¿Has concursado con anterioridad? ¿Cuál ha sido tu experiencia con el concurso literario en amazon? ¿Qué es para ti este concurso? Me gustaría saber.







 http://itxabustillo.wix.com/itxabustillo

miércoles, 26 de julio de 2017

El doble filo de compartir tus escritos en la red



Sabemos de sobra que quienes nos dedicamos a la escritura nos encanta compartir sobre nuestros libros o artículos, nos pican los dedos por expresar todo aquello que juega en nuestra mente y más nos complace saber que somos leídos. Y es que nuestras ideas o comentarios personales son motivo bien sea de agrado por quien se sienta identificado o también molestia por quien se dé por aludido y sienta que le tocaron la llaga pero para eso son las redes, los blogs y también sitios de publicación de lectura gratuita como Wattpad o Sweek, estos últimos en caso de compartir historias y el famoso Fanfiction para escribir fics.

Pero lo cierto es que compartir lo que escribimos, especialmente las novelas de nuestra autoría son un arma de doble filo ya que a mi parecer es una manera de darle luz verde y descarado al plagio y lo digo en caso de compartir obras inéditas, las que no se han publicado en ningún otro sitio como por ejemplo amazon.

Son muchos los autores que se quejan por los “fics” que hacen de sus novelas, “fics” que no se quedan ya en Fanfiction sino que saltan por ejemplo a Wattpad como “otra versión” de dicha obra y como sea es algo que molesta.

En varios artículos me he referido a esto del plagio e incluso en la revista hay uno sobre el uso del Fanfiction pero lo que supone un “terreno de entrenamiento” como lo dijo mi entrevistada parece que ya toma otro giro, uno que al autor no le gusta para nada.
Autores como S. King, Dan Brown, Anne Rice, J.R.R. Tolkien, S. Meyer y hasta el mismo G. R.R. Martin han sido de “inspiración” para que se escriban otras versiones de sus historias pero esto no se queda allí sino que saltan como “supuestas obras originales” de la “imaginación” de quien decidió escribir y así es como muchos han saltado ya diciéndose “escritores”

Decía una autora la otra vez “eso no tiene nada de originalidad” refiriéndose molesta no tengo claro a qué, ya que al parecer como que le quieren o han hecho otras versiones de sus novelas. Otra también molesta se refería que posiblemente iba a dejar de colgar historias en Wattpad ya que “ni el que lean de gratis agradecen” según sus palabras. Son muchos los que han dejado de compartir de esta manera, incluso tampoco les conviene compartir tanto por fb ya que es casi lo mismo o peor, o sea como decimos acá en Honduras “si enchutas pierdes y si no, también”

Como experiencia personal yo digo que esto no es nada confiable ya que tanto en fb como del mismo Wattpad se han valido para querer verme la cara, he aquí la razón por la que yo soy bien hermética en cuanto a compartir sobre mis proyectos abiertamente y entiéndase mi malestar. Cuando inicié en esta carrera yo compartía mucho sobre mi Ocaso y Amanecer para según, atraer la atención de quien me quisiera leer ¿y qué conseguí? Gente falsa que se llenaba la boca halagando mi trabajo y diciéndome hasta el cansancio que como anhelaban tener el libro en las manos para leerlo, que las dejaba intrigadas, que querían más y uhhh y ahhh, y yo de bruta creyéndome todo lo que me decían, esa gente solita se dio color en cuanto publiqué, ya el libro estaba disponible, ¿y lo que decían entonces? Eso es literalmente “lo que el viento se llevó” una vez publicando comenzaron a cambiar y ni siquiera una opinión para decirme lo mal que estaba escrito o lo que no les parecía por el contrario bien que en las sombras si leyeron pero para copiarme lo que les sirviera, (entiéndase que había un interés de por medio) y por desgracia la gente que asciende pisoteando a otras SI existe, es una lástima que no sea visible la marca que llevan en la frente pero igual, es algo que no pueden esconder aunque engañen como las mejores. Son varias las que se han valido de algunas de mis tramas y ni mis chicas Warren ni mi Broche se han salvado, no me voy a cansar de decirlo. Hace poco que compartí en el blog de la saga sobre otra persona que me copió el título de “Ocaso y Amanecer” ¿de dónde creen que salió? Creo (y no tengo la seguridad) que salió del Wattpad, así que aquí confirmo lo que las autoras que mencioné arriba dicen y que les tiene molestas, pero no hay que olvidar a las que empezaron escribiendo fics y ahora las tienen como super autoras, podrán decir que son obras “originales” porque aunque se inspiraron en otra cosa terminaron haciendo cambios a la trama y ya, igual se volvieron famosas. Una hizo un fic de una cosa, le cambió y ahora es otra novela y esa es una cadena y un cuento de nunca acabar porque ahí va otra a hacer lo mismo y según a mejorar lo anterior.

Cada escritor es un mundo y hablo del que escribe sus obras, la historia de su imaginación no inspirado en la Tierra Media, ni en Westeros, tampoco quien se inspire en Caballeros del Zodiaco o cosas por el estilo, aprende a distinguir la copia de algo original. Personalmente no me gusta ver post de escritores que dicen “si te gusta Tolkien léeme” o “Si te gustan las aventuras del profesor Langdon dale una oportunidad a mi libro” les juro que me molesta porque no sólo se confiesan la similitud sino que hasta se valen del otro para la publicidad. Luego entonces no se quejen cuando en los comentarios les sacan los trapos al sol y les comparan los libros con películas y series, eso es porque sencillamente se ha copiado una trama ya existente.

Para concluir es tu criterio la manera en la que publiques y te des publicidad, yo prefiero hacerlo hasta que ya tener mi historia publicada y lista para la compra y ser leída, no antes porque no se trata de generar interés sino tener reglas propias porque si se atreven a copiar algo ya publicado se pueden meter en un buen lío, (y vaya que lo hacen con descaro) en cambio de lo que vayas compartiendo todos se pueden valer para robarte esto o aquello, especialmente esa gente que está en las sombras y que dicen estar escribiendo.

¿Ahora entiendes por qué soy tan hermética con mis historias?
¿Te han pasado experiencias similares?







viernes, 9 de junio de 2017

Cambios en el idioma español; ¿Ayuda o dolor de cabeza para el escritor?



No se trata de jugar a formar palabras con cubos o con el Scrabble ni cantar y repetir las canciones del abecedario y las vocales que aprendimos en la escuela o que como maestros y tutores le hemos repetido a nuestros alumnos desde el kínder. Quienes nos dedicamos a esta profesión, carrera u oficio de la escritura sabemos que estamos expuestos a todo desde el momento en que hacemos público un simple párrafo. Decirse ser escritor es como estar en la mira de todo el mundo pues obvio lo que más se nota es tu ortografía y la manera en la que escribes. Quienes han cursado una carrera universitaria y más diciéndose que han estudiado letras tienen muchas más posibilidades a tener menos críticas en el ámbito editorial o de redacción, los primeros refiriéndose a quienes han estudiado literatura y corrección y los segundos siendo específicamente periodistas. Tener o dedicarse a una profesión como el escribir conlleva estar al tanto de todos los cambios que se pueden dar en torno a la gramática de la lengua española o castellana, es como ser médico, músico o ingeniero,  no se termina de estudiar porque siempre hay cosas nuevas que aprender y ponerlas en práctica, quedarse estancado es imposible, ni siquiera una opción, el deber es avanzar, estar al día, actualizado y por ende, innovar.

Se dice que si decides ser escritor es porque llevas años leyendo literatura y poniendo en práctica lo que has aprendido, vas a reflejar un estilo según tu gusto por las letras y obvio no tendrás problemas en la ortografía y gramática sin contar con la imaginación que debes tener para crear una historia. ¿Pero qué pasa cuando por ejemplo a la RAE le da por decir esto y esto ya no en cuanto a las palabras que ya conocías? No es que esté desactualizada sino que son cosas que de verdad marean y que para colmo a uno le vienen a perturbar a lo que cómodamente uno se ha acostumbrado. ¿Qué son los libros? No son más que un puñado de artículos, sustantivos, verbos, sujetos, núcleos, predicados, adjetivos, adverbios, pronombres, preposiciones, acompañados de comas, puntos, comillas, guiones y hasta números. Palabras que pueden estar en modo determinado o indeterminado, en neutro o contracción, en masculino o femenino, en singular o en plural, sea propio, común, simple o compuesto, sea derivado, aumentativo o diminutivo, despectivo o gentilicio, regular e irregular, prefijo y sufijo, interrogativo, exclamativo, calificativo, demostrativo, numeral, posesivo, determinativo, sea transitivo, intransitivo o ditransitivos, sea infinitivo, participio o gerundio, indicativo, subjuntivo o imperativo, en presente, pasado o futuro, pretérito perfecto, imperfecto o pluscuamperfecto, de modos, tiempos y lugar, de grados y cantidad, de relativos, orden y afirmación, coordinantes, subordinantes y mejor ni le sigo a las copulativas porque no faltará quien piense ya otra cosa, marea todo lo que expuse ¿no es así? Un libro es esto pero expuesto de otra manera, no se puede escribir nada sin lo antes mencionado, son las reglas.

Sabemos que la médula espinal de un libro (o de su autor) es la ortografía, la gramática, la sintaxis y su estilo o tono de narración. Los que somos noveles y no tenemos editores nos tenemos que poner pilas con este tipo de cosas, (aunque el estilo y tono ya es cosa de cada autor) todos cometemos errores, todos confundimos palabras, sabemos la catástrofe que puede causar el poner o quitar una sola letra, necesitamos corregirnos, necesitamos todo tipo de ayuda, necesitamos estar al día, seguir estudiando, seguir aprendiendo y como dije poner en práctica lo aprendido. Siempre he dicho que los editores y correctores son algo así como el hada madrina, tú te presentas como la Cenicienta pero no puedes ir al baile en harapos y llena de ceniza, así que debes pasar por “su magia” para presentarte como una princesa y que todos en el castillo te vean con el mejor vestido, con tu mejor apariencia pero como el cuento… recordemos que es sólo magia y es el príncipe quien tiene que ver más allá de esa joven desconocida, de esa sirvienta, sucia y harapienta que es a la única a la que le queda la zapatilla y que siendo como es, (sin aparentar nada) es cómo lo va a conquistar realmente. ¿Qué quiero decir con esta metáfora? Sin que nadie se ofenda, presentar un libro que ha pasado por un editor/corrector o como le quieran llamar es algo así como saludar con sombrero ajeno, aunque sea tu historia reconoce que ni siquiera está ahí el 50% de lo que realmente escribiste (cómo lo escribiste, vale aclarar) porque te han editado aquí y allá, quitado esto y puesto aquello para tan, tan, la obra llegue al baile con una apariencia que no ha sido la original. No se trata sólo de poner o quitar acentos, puntos y comas sino muchas veces de sustituir una palabra por otra y cambiar el orden de determinada oración para que la frase suene mejor, (un editor o corrector no cambia tu historia solamente se limita a editar/corregir, la historia sigue siendo del autor pero un porcentaje de la ortografía y gramática no) No soy experta en el tema pero sé cómo trabajan y cómo se dedican a corregir, es un proceso que lleva tiempo y cuidado, no sólo es tachar X letra del manuscrito como dije, en su deber también está asesorar al escritor y hasta trabajar a la par (en algunos casos) e inclusive se compara el borrador original con el nuevo y obvio la diferencia debe ser grande, es por eso que las grandes editoriales tardan hasta un año en sacar un título porque este no es ni siquiera un trabajo de meses dependiendo del número de páginas, tal vez a lo mucho seis u ocho si van a ritmo promedio porque a la Cenicienta no sólo hay que vestirla con sus mejores galas, hay que bañarla, hacerle manicure y pedicure, perfumarla, maquillarla y peinarla y obvio todo eso lleva tiempo. 

Bueno no he venido a enfocarme en el trabajo de un editor/corrector que merece sus aplausos por presentar al mundo algo que se pueda leer sino que vengo a hablar de la ortografía y la gramática y lo que se ha cambiado y que nos tiene mareados. Obvio esto no es novedad, los cambios no los hicieron ayer,  como dije yo lo sé ¿Por qué entonces sigo escribiendo así? Porque así me da mi real gana y no, no es una falta de respeto sino que tengo muy arraigado el conocimiento de años atrás, atesoro mucho mis libros de español de más de veintitantos años, mis diccionarios y libros de lectura, seguiré escribiendo “sexy” porque “sexi” no me gusta como se ve, es cuestión de estética, (pienso que si usamos palabras en inglés dentro del español deben conservarse como tal en su idioma o viceversa) seguiré escribiendo “sólo” o “solo” porque para mí si hay una diferencia entre la una y la otra, con lo de los adverbios (sufijos mente) trato de no abusar, intento mejorar. Que si antes era k ahora es q, que si algunas veces los días y meses del año van en mayúscula y la mayoría en minúsculas y ese tipo de cosas, ¿alguien se pone a pensar lo tedioso que son los cambios? Recuerdo que tiempo atrás todo nombre propio no sólo de personas se escribía con mayúscula. Sé que a nadie le gustan los cambios y como dije menos a quien está acostumbrado a su “zona de confort” así que no es que esté desactualizada es sencillamente como decía el buen Jaimito el cartero “quiero evitar la fatiga” porque no es fácil escribir, editar, corregir y volver a escribir y volver a editar y corregir cuando todo lo hace una sola persona y lo dice alguien que reconoce sus errores porque es eso lo que hace crecer. Soy irreverente lo sé, me gustan las cosas a mi modo, no es que no tome consejos, al contrario, los valoro mucho pero soy algo difícil de impresionar, por eso yo misma hago las cosas y mientras no tenga un editor a mis espaldas o una editorial que me represente y me obligue a seguir normas seguiré escribiendo como lo he hecho hasta ahora, al menos es mi esfuerzo y sé que deberé hacerlo aún más porque no es suficiente. ¿Conoces mi estilo al escribir? ¿Has leído mis libros? Como dice mi querido Jack Sparrow: “ese soy yo, el único y original” ¿Y acaso no es ese el sello de cada autor?